Menú Buscar
Un policía, en el CIE de Barcelona / EFE

La Policía se prepara para futuras reyertas en el CIE de Barcelona

Alertan de que los internos arrancan los tiradores de las puertas para usar la plancha metálica del interior

3 min

Continúa la alerta por los motines que se están produciendo en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) en varios puntos de España. Madrid ha sido el último centro en el que este martes por la noche se ha producido una revuelta de 12 horas y en Murcia se produjo a principios de este mes.

La Policía Nacional ha avisado reiteradamente del peligro que suponen aspectos tales como el cambio de normativa, mediante el cual ya no se puede cachear a las visitas de los internos, lo que conlleva que hayan introducido en ocasiones drogas y objetos punzantes que posteriormente se utilizan en reyertas internas; además de la posibilidad de que los extranjeros puedan disponer de un teléfono móvil en el CIE, con el que se coordinan con los que se encuentran en otros centros o en el exterior.

Preparan armas

El aviso llega ahora de fuentes policiales de Barcelona, donde se han producido ya dos intentos de motines: el primero hace diez días y, el segundo, este domingo. Las mismas fuentes han elaborado un escrito dirigido a los superiores tanto del CIE como del cuerpo policial por el que alertan de que los extranjeros se preparan para una nueva reyerta y disponen de objetos que pueden utilizar como armas.

“Al realizar una inspección en los lavabos se ha encontrado roto uno de los tiradores de las puertas de acceso a los retretes del lavabo general, sito en la zona común. Ha sido manipulado y arrancado de la puerta” reza el texto, al que ha tenido acceso Crónica Global.

Sin cámaras

No puede saberse quién ha sido ya que la zona no está vigilada por cámaras pero se ha averiguado que los internos arrancan este tipo de tiradores “puesto que en el interior de los mismos se halla una plancha metálica de unos quince centímetros de largo por tres centímetros de ancho aproximadamente, que tras ser manipulada puede convertirse en un objeto cortante”.

También puede utilizarse a modo de martillo, según los policías, para romper las baldosas de las paredes “con el peligro que ello conlleva ya que los azulejos rotos pueden ser utilizados también como objetos cortantes”.