Menú Buscar
Una patrulla de Mossos d'Esquadra como la que ha asistido al atracador fallecido en una imagen de archivo / MOSSOS D'ESQUADRA

Anónimos se vuelcan en internet con el mosso condenado por detener a un fugitivo

Crean una campaña de firmas y consiguen en unas horas el triple de las necesarias

3 min

Indignante, descabellada, excedida, injusta, increíble… Con esas palabras han definido los usuarios la sentencia que condena a un mosso d’esquadra a pagar 45.000 euros a un conductor que intentó atropellarlo y, posteriormente, se dio a la fuga en un área de servicio de la autopista del Mediterráneo (AP-7).

La noticia no ha dejado indiferente a nadie. Ni a los agentes de cualquier cuerpo policial ni a los ciudadanos anónimos que nada tienen que ver con el protagonista de la historia y tampoco con los Mossos d’Esquadra. Sobre todo en las redes sociales, donde la historia del policía condenado ha provocado que los internautas se indignen, primero, y se aúnen después para aportar su granito de arena.

Iniciativa solidaria

Es el caso de Oscar Z.F., un hombre que no guarda vínculo alguno con el policía, pero que, tras leer en Crónica Global la noticia publicada sobre la sentencia condenatoria, ha decidido poner en marcha una campaña de firmas para ayudarlo.

“Yo no soy mosso, soy solo un ciudadano más. Pero conozco a policías que me explican sus carencias e intento ayudarles en la medida que puedo”, explica a este medio el impulsor de la iniciativa, cuyo destinatario es el consejero de Interior, Jordi Jané.

Oscar puso en marcha la campaña solicitando 500 firmas para que su petición pudiera llegar a la Generalitat y, en unas horas, sobrepasó la cifra con creces, llegando incluso a triplicarla.

Persecución policial

Los hechos ocurrieron hace siete años, cuando el agente observó que un hombre manipulaba algo dentro del coche y le cortó el paso con el vehículo policial. Cuando se dirigió hacia él, éste aceleró intentando atropellar al mosso y huyó. Tras una persecución policial, consiguieron detenerle.

La defensa del atestado alega que tiene el brazo roto y un informe pericial lo certifica, por lo que solicita que el agente le indemnice con 45.000 euros o una pena de un año y nueve meses de cárcel si no los paga, algo a lo que se ve abocado ya que no puede reunir tal cantidad de dinero.