Menú Buscar
Un grupo de internos en el CIE de la Zona Franca | EFE

Intento de motín en el CIE de Barcelona

La Policía Nacional alerta de que las reyertas o intentos de fuga de internos son habituales

3 min

El reciente motín en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Murcia, que ha derivado en la fuga de 67 inmigrantes tras herir a cinco agentes de la Policía Nacional, ha puesto en alerta al cuerpo policial español. “Lo que no ha trascendido a la prensa es que este pasado fin de semana también hubo un intento de motín en el CIE de Barcelona”, explican a Crónica Global fuentes conocedoras del suceso.

Los agentes pudieron reaccionar rápidamente para controlar la situación y que el centro recuperara el orden con cierta celeridad, por lo que no hubo heridos. No en esta ocasión, pero sí en otras. “Es bastante frecuente que haya reyertas o intentos de fuga de internos, más de 100 actualmente desde que se reabrió”, informa a este medio Luis Mansilla, portavoz del Sindicato Unificado de Policía (SUP) de Cataluña.

Cuatro trifulcas

Solo en este último mes ya se han producido cuatro reyertas con heridos, entre los que se encuentran varios policías, uno de ellos pendiente de una operación quirúrgica. “Hay peleas continuas y mucha conflictividad entre los internos. Hacen su propia segregación, se separan por nacionalidades y se acaban enfrentando por cuestiones de supremacía del grupo”, dice Mansilla.

Desde la reapertura del CIE de Barcelona, el pasado 7 de julio, se han anotado numerosos enfrentamientos e intentos de fuga “en los que el policía siempre acaba recibiendo porque está en medio intentando separarlos”. Actualmente, tras la modificación de la normativa, la inseguridad en el centro ha aumentado, según el portavoz del SUP: “Ahora no hay mamparas de separación cuando los internos reciben visitas, por lo que con un simple abrazo pueden pasarles drogas o cualquier objeto punzante. La seguridad, tanto para el interno como para el policía, ha empeorado”.

Internos organizados

Ahora, además, los internos pueden disponer de un teléfono móvil en el CIE con ciertas limitaciones, sin cámara fotográfica ni internet. “Eso hace que haya un nivel organizativo muy elevado entre ellos. Se llaman para explicarse cuáles son las condiciones de cada CIE”, algo que preocupa a los policías por los continuos traslados de extranjeros entre instalaciones de toda España.

Mansilla pone sobre la mesa un problema añadido en la Policía Nacional: los centros de internamiento son uno de los quebraderos de cabeza más importantes en Jefatura y, debido a la falta de funcionarios para cubrir las incidencias del CIE, “ponen parches” con el envío de policías de grupos operativos de investigación que trabajan en temas como el yihadismo, trata de blancas y atracos, entre otros.