Menú Buscar
Alumnos de secundaria enfrente de su instituto / EFE

Los institutos catalanes están desbordados de alumnos

Sindicatos denuncian que el 30% de los centros públicos de secundaria tienen aulas que superan las ratios permitidas

3 min

No caben más alumnos en los institutos catalanes. Entre públicos, concertados y privados, las matriculaciones para el primer curso de secundaria han sido 2.678 más que el curso 2015/2016, lo que supone un aumento del 3,4%. La Consejería de Enseñanza ha abierto 29 grupos nuevos y ha cerrado 27, por lo que hay solo dos nuevos.

Esto se traduce en una saturación de las aulas de ESO. Según datos de CCOO, el 30% de los institutos tienen ratios superiores al máximo establecido, de 30 estudiantes por grupo (en el caso de bachillerato, 35). Los datos que proporciona la consejera, Meritxell Ruiz, son en el sentido contrario.

La titular de Enseñanza anunció en la presentación del curso 2016/2017, el 1 de septiembre, que la media de ratio en secundaria ha disminuido este año, y que se sitúa en 28,2 alumnos por clase frente a los 28,6 del curso anterior.

Las comarcas más saturadas

La variación de alumnos no ha sido el mismo en centros públicos que en privados y concertados. Mientras que los centros gestionados por la administración han registrado 374 matriculaciones menos que el año pasado, el alumnado de los institutos privados y concertados ha aumentado en 3.030 estudiantes, según datos de la consejería. 

El Vallès Occidental es la comarca con más institutos que tienen uno o más grupos con sobreratio, con un total de 45 en secundaria. Barcelona y el Baix Llobregat completan el top 3, con más de 20 cada una. Estos son los datos que proporciona CCOO, extraídos de una encuesta que realiza el sindicato al inicio del curso escolar.

Centros de primaria

Sabadell es de las ciudades con las ratios más altas, tanto en institutos como en colegios. El sindicato CGT denuncia que en el 75% de centros públicos de la capital del Vallès Occidental, cuentan con ratios del primer curso de infantil de 25 alumnos (la máxima permitida, tanto en preescolar como en educación primaria) o más.

Las propias cifras establecidas por la consejería son motivo de polémica en la comunidad educativa, ya que los docentes piden que sean más bajas en infantil, de forma que se diferencien las clases con niños y niñas de tres años y las de alumnos de 11 años de edad.