Menú Buscar
El Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Barcelona / TWITTER

Una inspección sorpresa destapa las vergüenzas del CIE de Barcelona

Salidas de emergencia bloqueadas con barras metálicas y ocho policías por turno para 200 internos son algunos ejemplos en el centro de extranjeros

3 min

Nadie quiere que siga abierto el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la Zona Franca de Barcelona. Por primera vez, entidades tan dispares como el Ayuntamiento de Barcelona, la plataforma Tanquem els CIE, sindicatos policiales, diversas ONG y el Síndic de Greuges gritan al unísono: no pueden seguir en pie unas instalaciones de tal calaña.

Fuentes del CIE han informado a Crónica Global de que los propios sindicatos de la Policía Nacional llevaron a cabo la tarde de este jueves, 13 de julio, una inspección sorpresa en la que comprobaron el estado real del centro, así como las condiciones de los internos, y descubrieron las verdaderas vergüenzas que allí se esconden.

Peligro ante un incendio

La conclusión principal es que el centro incumple con las mínimas garantías de seguridad. En primer lugar, las salidas de emergencia están bloqueadas por unas barras metálicas que impiden el paso y, además, desde el exterior. Por lo tanto, en caso de incendio o cualquier otro incidente, ningún interno sería capaz de salir.

Tampoco cumplen con las mínimas medidas de seguridad las puertas manuales, que tienen que abrirse con ganzúas “al más puro estilo tercermundista”, apuntan las mismas fuentes. Las mangueras situadas en varios puntos del CIE están inoperativas, hecho por el que los Bomberos de Barcelona provocaron que se produjesen inspecciones.

Médico ausente

El aire acondicionado no funciona en todo el edificio y tampoco cuenta con ventiladores con los que sofocar las elevadas temperaturas de estos últimos días. Los vehículos policiales en los que son trasladados, además, a algún centro médico si es necesario, tampoco tenían refrigeración hasta hace apenas unos días, tras las reclamaciones de los trabajadores.

El médico que atiende a los extranjeros solo acude al centro por las mañanas, por lo que quedan desatendidos por las tardes y noches. En alguna ocasión, se ha dado la circunstancia de que son los propios policías los que se ven obligados a darles las medicinas a los internos.

Falta de personal

Tampoco se les realiza ningún examen médico ni chequeo alguno en cuanto llegan de otros centros de internamiento o procedentes de las pateras y, cuando a alguno se le ha detectado alguna enfermedad como la sarna o la tuberculosis, no se han aplicado los protocolos necesarios. Los empleados disponen de mascarillas ahora, pero tienen prohibida su utilización para no generar alarma entre los internos.

Se trata de una situación insostenible a la que se suma una falta de personal apremiante que deja, la mayoría de veces, a ocho policías ante 200 internos y un solo agente controlando unas 50 cámaras.

Destacadas en Vida