Menú Buscar
Una jeringa con semen / CRYOS

La inseminación por internet se dispara

Más de 2.000 españoles se han gestado mediante 'semen a domicilio', traído desde Dinamarca, pese a la oposición de Sanidad y las clínicas de fertilidad

22.07.2017 23:00 h.
7 min

Hace tiempo que los niños dejaron de venir de París y de traerlos la cigüeña. Más de 2.000 españolas han logrado ser madres comprando semen por internet al banco danés Cryos International y autoinseminándose con una jeringuilla en su propio domicilio. 

Se trata de un nuevo negocio, la llamada reproducción asistida low cost, que añade otro debate ético a la controvertida gestación de alquiler. Pero en auge. Los responsables del banco cifran en más de un 100% el aumento de las solicitudes españolas de esperma durante el último año.

El fluido es enviado en apenas 24 horas, según Cryos, “con las garantías y controles extremados” durante 20 años en Estados Unidos y Dinamarca. Hasta el punto de convertirlo en el mayor exportador seminal del mundo.

Sin intermediarios

Los defensores y usuarios de este método conceptivo aseguran que se trata de una alternativa imparable. Es más barata y permite seleccionar características y rasgos físicos del donante (etnia, color, altura, ojos, estudios, profesión) y prescindir de la supervisión médica. Estos dos aspectos, ilegales en España, provocan la oposición y denuncia del Ministerio de Sanidad y de las clínicas de fertilidad acreditadas.

Páginas como Modamily o Co-padres facilitan la tarea poniendo en contacto a mujeres que desean ser madres y a donantes. Sin intermediarios. Incluso disponen de una versión móvil en la que ellas pueden introducir los parámetros que buscan en el donante y éste ofrece sus servicios y elige con quién cerrar un acuerdo. Las webs hasta dan consejos sobre cómo llevar a cabo la inseminación o ser madre soltera.

Riesgos e ilegalidad

“No hay ningún control médico-sanitario del método. Pueden transmitirse malformaciones o enfermedades infecciosas como el sida o la Hepatitis C, que se contagian por el semen”, alertan en el departamento que dirige Dolors Monserrat, la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) y las clínicas de reproducción asistida.

esperma donante

Selección de las características del donante

Junto a estos riesgos, destacan que la tasa de fecundidad por este método de fecundación casera es mucho más baja, equiparable a un coito normal, y acusan a los bancos de semen online de no cumplir la legislación española. La Ley 14/2006, una trasposición de la europea realizada por la ministra socialista Elena Salgado, establece que la práctica de la donación debe ser un “acto voluntario, gratuito y anónimo”. También dispone que es un facultativo especialista en un centro quien tiene que practicar la inseminación.

Donantes no anónimos

Los defensores de las webs ponen en duda la gratuidad. En los bancos de semen oficiales de Madrid y Barcelona se suele pagar a los donantes de 60 euros a 100 euros “en compensación por las molestias”. De hecho, hay lista de espera a pesar de los duros requisitos exigidos de edad, de 18 años a 35 años, analíticas exhaustivas para detectar posibles infecciones o  test genéticos.

“La inseminación artificial de las clínicas es un método demasiado caro. Ya nos habíamos gastado 20.000 euros en tres distintas sin éxito”, asegura Clara Suárez, valenciana de 35 años que convive con Pepa, su pareja desde hace cuatro, e intenta ser madre por este canal.

Por los tres envíos del esperma que ha necesitado, que llegó criogenizado y metido en un tanque metálico herméticamente cerrado, han abonado 1.650 euros. Incluían el correspondiente kit (dos pajuelas de plástico y una jeringuilla) para inseminarse. Hay opciones más completas de hasta 1.000 euros el intento. Todo contratado vía online.

semen congelado

Semen criogenizado

Otras usuarias destacan que, además de ser más barato y más íntimo, han visto a través de la red fotos del donante de niño que permiten hacerse una idea de cómo será su pequeño retoño cuando nazca. Además, de mayor podrá conocer al padre biológico si lo desea algún día, “algo impensable e imposible por ley en España”. Alemania acaba de levantar el veto. En Inglaterra y Dinamarca siempre ha sido posible conocer al donante.

Ganadería y machismo

Moralistas y teólogos comparan críticamente esta práctica de “esperma a la carta” con la empleada en la industria ganadera desde hace 40 años para mejorar la productividad de las granjas, sin necesidad de que ningún semental pise sus instalaciones.

Aberekin, un banco de semen público-privado de vacuno del País Vasco, distribuye su producto a granjas de todo el mundo. Cada día se producen 10.000 dosis de semen sin montas naturales para implantarlas en vacas de España, México, Francia, Brasil y Turquía.

Debate y 'boom'

En webs femeninas, foros mixtos, y artículos surgen debates con opiniones descalificadoras de esta inseminación casera. Algunas se acompañan de los típicos ofrecimientos sexuales machistas.

“No entienden que algunas mujeres solteras u homosexuales detestan esos contactos y que hay parejas heterosexuales que prefieren esa vía, más asequible y discreta, para asegurarse una descendencia, y más a su medida”, asegura Isabel Hernando, psicóloga clínica y sexóloga.

Mientras, se repite la escena de Si las paredes hablasen, historia premonitoria llevada al cine en el 2000, donde una morbosa Sharon Stone se embaraza en la intimidad de su hogar con semen comprado en un banco de esperma. Ya se han engendrado así nada menos que 50.000 criaturas, según Cryos. Todo un boom.