Menú Buscar

TV3 da un acelerón en su radicalismo en la estela de Puigdemont

La televisión pública catalana ha experimentado una deriva en la que toda la información, el entretenimiento o los programas de actualidad se ven impregnados de propaganda secesionista

Los inmaculados de TV3
11.02.2018 20:21 h.
10 min

TV3 ha conseguido ser líder de audiencia en Cataluña por diversos factores. Más allá de la poca transparencia en el reparto de audímetros que denunció este medio, no es menos cierto que ofrece un catálogo de producciones propias de nivel, como Merlí o Polseres vermelles, que han sido adquiridas por cadenas de alcance nacional.

Esta calidad en sus formatos de ficción convive, sin embargo, con un tipo de información o periodismo que ha derivado en activismo político. Desde la llegada del nuevo director, Vicent Sanchis, esta apuesta abiertamente independentista se ha consolidado, y se ha dado más espacio a figuras como Toni Soler y Pilar Rahola, conocidos por su marcada línea independentista.

Cada vez más, este relato secesionista ha ido impregnando la información, el entretenimiento o los magazines de mañana y tarde de la cadena hasta al punto que solo se salvan las series semanales de ficción que no tratan la actualidad.

Toni Soler y su ‘Intermedio’

Una de las grandes beneficiadas del desembarco de Sanchis en TV3 es la productora Minoría Absoluta, SL de Toni Soler, creador de Polònia y Crackòvia.  

Toni Soler hace mofa de Ana Rosa Quintana

La compañía ha conseguido sumar a sus producciones un nuevo informativo satírico, titulado Està Passant, que emula al Intermedio de La Sexta y que ocupa la franja horaria previa al telenoticias de las nueve de la noche.

Presentado por el propio Soler, es una diatriba hacia cualquier figura del ámbito público que ose significarse o publicar información contra el independentismo. Con un humor mucho más agresivo que el de Polònia, las bromas pasan del ámbito argumental al ataque ad hominem.

Una de sus últimas víctimas fue la periodista Ana Rosa Quintana, que destapó el caso de los SMS del expresidente catalán Carles Puigdemont al exconseller de Salud Toni Comín sobre su derrota ante el Ejecutivo de Mariano Rajoy. El creador de Polònia afirmó que el rostro de Quintana era “una cara que el periodismo no olvidará porque tardará millones de años en descomponerse”, ya que “el botox no es biodegradable”.

El ‘pan y circo’ de Jair Domínguez

Està Passant cuenta con una cantera de jóvenes periodistas que parece que hagan méritos para agradar a su jefe, Toni Soler. Uno de ellos es Jair Domínguez, que se encarga de revisar la prensa española e ir colando chistes para aumentar el grado de manipulación al que someten la información recogida.

Sus bromas pueden ir contra Javier Cárdenas o cualquier otro periodista crítico con el nacionalismo. Domínguez, además, saltó a la fama por un tuit en el que decía que para que “España reaccione” deberían morir los jugadores de la Roja “en un accidente aéreo”. Él se defendió alegando que era una ironía sobre la cultura del “pan y circo”.

Óscar Andreu vive en la república catalana

El periodista Òscar Andreu es otro de los cachorros alimentados por Soler para su cruzada independentista. Andreu cree vivir en la “República Catalana”, como se observa en su perfil de Twitter, y su espacio en el programa se basa, entre otras cosas, en señalar todos los supuestos casos de catalanofobia que hay en España y en repasar los países que se han independizado de España.

Òscar Andreu repasa los países que se independizaron de España

El momento cumbre de su intervención fue el episodio en que intentó vincular al rey Felipe VI con el dictador Francisco Franco mediante una foto en la que el actual jefe de Estado tenía tan solo tres años.

Los recortes a que se ve obligada TV3 podrían haber cuestionado la continuidad del nuevo programa, pero en las últimas horas debaten un arreglo para reducir costes, como usar los platós de la empresa pública en lugar de los de la productora de Soler, y reducir así la factura. 

Pilar Rahola hasta en la sopa

Bajo la nueva dirección de la cadena autonómica, Pilar Rahola ha conseguido tener más visibilidad que nunca. No solo deleita con sus mítines en el late show de Preguntes Freqüents sin que la presentadora la interrumpa, sino que también tiene un espacio propio en el nuevo magazín de las tardes presentado por Helena García MeleroTot es mou.

Los exabruptos y salidas de tono de Rahola son habituales. En sus últimas intervenciones se ha negado a saludar a la ganadora de las elecciones en Cataluña, Inés Arrimadas, ha amenazado a un dirigente del PP y se ha echado a llorar recordando los días de prisión del líder de ERC, Oriol Junqueras.

El sectarismo demostrado por Rahola, además, se sufraga con el dinero de todos los catalanes. La tertuliana lleva viviendo directa o indirectamente de los impuestos de los catalanes desde su época al frente de ERC.

La 'graciosa' Empar Moliner

TV3 también acoge entre sus colaboradores a escritores, músicos o artistas que no pueden vivir exclusivamente de su trabajo al margen de las arcas públicas. A modo de obra social, la escritora Empar Moliner es una de las privilegiadas que cada mes ingresa dinero público en su cuenta corriente.

Las performances de Moliner pueden ir desde quemar una Constitución Española en directo a reírse de que se pite el himno nacional o a exigir a Arrimadas que cante Els Segadors. Su variedad de propuestas escénicas contrasta con su escasa capacidad creativa: solo aborda el monotema de la independencia.

Empar Moliner

Empar Moliner quemó un ejemplar de la Constitución Española en TV3

El rey Toni Albà

Posiblemente el personaje más extremista que ha dado la televisión pública catalana en los últimos tiempos es Toni Albà. El actor que imita al Rey emérito llamó “puta” a Inés (¿Arrimadas?) a través de un poético mensaje en Twitter. También ha insultado a los miles de catalanes que se sienten españoles y organizó un pregón alternativo al del Ayuntamiento de Barcelona por la Mercè 2016 al considerar que el escritor Javier Pérez Andújar era demasiado botifler.

El vocabulario de Albà es agresivo y soez y recuerda a otro cómico italiano, Beppe Grillo, que se pasó a la política a través de un partido populista y eurófobo como Movimiento 5 Stelle. Afortunadamente, Albà no ha seguido los pasos de su homólogo italiano. No obstante, el tono y el fondo de sus críticas han provocado la apertura de procedimientos judiciales, incluso una campaña de boicot contra el restaurante de su familia en Vilanova i la Geltrú.

Quico Sallés: entregado a la causa

La salida del periodista Quico Sallés de La Vanguardia le ha servido para entregarse sin complejos a la causa secesionista. Sallés participa en Preguntes Freqüents y una de sus intervenciones más recordadas es cuando se disfrazó de Puigdemont y salió del maletero de un coche como si hubiera esquivado los controles policiales para asistir a la investidura en el Parlament. Ese programa en concreto también fue fuertemente criticado por la camiseta con la imagen de Puigdemont que llevaba la presentadora, Laura Rosel.

La camiseta de Puigdemont y una parodia sobre las artimañas del 'expresidente' para llegar al Parlament

En otra ocasión, Sallés decidió disfrazarse de guardia civil, con un tricornio en la cabeza. También rechazó asistir a un debate en TVE para no blanquear la “porquería televisiva” que, a su juicio, hacen contra Cataluña.

Estos nombres son los más destacados del sectarismo que impregna TV3. No sorprendería, sin embargo, que en los últimos días otros periodistas hagan méritos para situarse al nivel de sus compañeros si esto sirve para contentar a la cúpula nacionalista.

¿Quiere hacer un comentario?