Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Mossos d'Esquadra / EUROPA PRESS

La indefensión de los Mossos: “La Generalitat pidió que los agentes no reconocieran a sus agresores”

La retirada de la acusación particular durante un juicio contra varios manifestantes independentistas profundiza la brecha entre el cuerpo y el Ejecutivo

6 min

Este jueves estaba previsto que arrancara el juicio en la Audiencia de Barcelona contra los siete manifestantes independentistas acusados de presuntos desórdenes públicos, atentado y lesiones a varios agentes de los Mossos d’Esquadra.

No obstante el juicio ha tenido que ser suspendido después de que, al inicio de la vista, el abogado de la Generalitat decidiera retirarse como acusación particular, dejando sin defensa a los agentes afectados. El juez ha otorgado 15 días a los mossos para que se busquen un abogado y un procurador para que el proceso judicial pueda celebrarse con todas las garantías judiciales.

Una jornada “esperpéntica”

“Ya no es que hayan dejado indefensos a sus propios trabajadores, porque los mossos son empleados de la Generalitat, es porque lo que se vivió durante la jornada de ayer fue esperpéntico”, denuncia Albert Palacios, portavoz del sindicato USPAC.

Palacios explica que el jueves pasado, a una semana del juicio, uno de sus afiliados se puso en contacto con ellos y les comunicó que el abogado de la Generalitat le había trasladado que no se personaría en la causa. Inmediatamente, para garantizar su defensa, el sindicato USPAC puso a disposición del agente su gabinete jurídico.

Las exigencias de la Generalitat

Este lunes, a cuatro días del juicio, en una reunión celebrada en el Complejo Central Egara entre los agentes afectados, el gabinete jurídico del sindicato USPAC y el abogado de la Generalitat, este último se comprometió a personarse como acusación particular. No obstante, explica Palacios, durante ese encuentro se comportó más bien como abogado defensor de los manifestantes que como su acusación. En concreto, el letrado dio la indicación a los agentes de que no identidicaran a sus agresores durante el juicio.

Menos de 24 horas después, el martes 23 de noviembre, Oriol Amorós, secretario general del Departamento de Interior, ordenó al abogado de la Generalitat que comunicara a la Audiencia de Barcelona, mediante un escrito, su retirada formal como acusación particular. No obstante, el juez solicitó que se personara a la causa y que presentara la renuncia en sede judicial.

La incompetencia de los superiores

Desde el sindicato tachan la espantada de la Generalitat como un show esperpéntico”. Una vez más, los Mossos se sienten “desprotegidos y abandonados". La decisión, que responde a las presiones de la CUP como requisito para apoyar los presupuestos, vuelve a poner a los agentes de la policía autonómica en la picota.

Somos trabajadores suyos, pero los políticos de los que dependen los Mossos no tienen ni idea del trabajo diario del cuerpo. No puede ser que el secretario general de Interior sea agrónomo, con todos mis respetos a la profesión, porque no tiene ni idea de seguridad, del trabajo de los Mossos o del Código Penal, o que el director general de la Policía sea ambientólogo. Lo mismo sucede con el mayor, Josep Lluis Trapero, que no ha hecho una persecución ni una detención en su vida”, denuncia Palacios.

Las espantadas de la Generalitat

Lo sucedido este jueves es una tónica cada vez más habitual. Hace un par de meses, recuerda el sindicato, en otra causa por atentado contra los agentes de la autoridad la Generalitat también se retiró. Esta decisión dejó sin acusación a un individuo con una larga lista de antecedentes penales que agredió y soltó a dos perros de raza peligrosa contra dos agentes de los Mossos d'Esquadra en L’Hospitalet.

Ante la pasividad del Ejecutivo, USPAC confirma que se personará en la causa y que pondrán su gabinete jurídico a disposición de aquellos agentes que lo necesiten, sean o no afiliados. “Nunca dejaremos a un mosso tirado”, expresa el portavoz. No obstante, la Generalitat tampoco está facilitando las cosas a sus abogados. “Nuestro letrado solicitó toda la documentación sobre la causa el lunes y todavía no hemos recibido nada”, se quejan.

Agredidos para tomar el Parlament

Desde el sindicato advierten del enfado entre los agentes del cuerpo autonómico. “Haremos un nuevo escrito para denunciar la indefensión de los Mossos, pero esto acabará mal”, anuncia el portavoz. Desde USPAC denuncian el descaro del Ejecutivo ante unos hechos tan graves.

Los agentes agredidos formaban parte de un cordón policial en el Parc de la Ciutadella durante las protestas frente al Parlament por la fallida investidura de Carles Puigdemont el 30 de enero de 2018. Algunos de los manifestantes intentaron tomar el edificio y para ello atacaron a los agentes que formaban parte del dispositivo especial de seguridad. Algunos de los mossos resultaron heridos. Por estos hechos la fiscalía solicita tres años de cárcel y una multa para los acusados.