Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La zona del incendio en La Ricarda junto al aeropuerto de El Prat / BOMBEROS DE LA GENERALITAT

Incendio junto a La Ricarda, el espacio afectado por la ampliación del aeropuerto

El fuego se ha originado junto a la tercera pista de El Prat y ha afectado 600 metros de matorrales

5 min

Un pequeño incendio junto al espacio natural de La Ricarda, en El Prat de Llobregat (Barcelona), ha afectado a unos 600 metros cuadrados de matorrales. Los bomberos han recibido el aviso a las 14.24 horas y se han desplazado con cuatro dotaciones que han procedido a sofocar las llamas.

Han trabajado de forma conjunta con los profesionales de Aena, ya que la zona afectada está cerca del aeropuerto de Josep Tarradellas Barcelona-El Prat. Según explican fuentes del cuerpo de emergencias a Crónica Global, las llamas se han declarado a las 15.14 horas junto a la carretera de la playa pratense. Es decir, justo en la entrada de La Ricarda, un conjunto privado. Se han sofocado poco después sin tener que lamentar daños mayores, ni siquiera en la zona verde del humedal. 

Ampliación del aeropuerto

El incendio sí ha tenido un daño colateral. Ha dado pábulo a todo tipo de teorías conspirativas por la controversia en la zona donde ha empezado. La ampliación de la tercera pista de la infraestructura aérea acabaría con este humedal, hecho que propicia un choque político. La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, formalizó el preacuerdo --en el que había estado trabajando su antecesor en el cargo-- para ejecutar las obras con el vicepresidente de la Generalitat, Jordi Puigneró (JxCat).

El Estado ha comprometido una inversión de 1.700 millones de euros a esta iniciativa y ha fijado en 2030 su inauguración. Con todo, no está claro que los trabajos se puedan ejecutar. Los comunes, el partido de Ada Colau, no aceptan el alargamiento de la tercera pista por la afectación en la zona verde. Además, son los que ostentan la alcaldía de El Prat desde hace años. Primero, con ICV-EUiA, y ahora con el equipo liderado por Lluís Mijoler como parte de la confluencia de Unidas Podemos. 

Visto bueno europeo

Aena, no obstante, confirmó el 3 de septiembre que la ampliación del aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat destruirá finalmente la laguna de la reserva natural de titularidad privada de La Ricarda. El Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA) presentado por el operador aeroportuario español antes la Comisión Aeroportuario de Cataluña  afectaría a zonas de la Red Natura 2000. El Consejo de Ministros aprobará el plan, previsiblemente, antes del 30 de septiembre.

Será el disparo de salida del trámite burocrático para que la Unión Europea dé su particular visto bueno a un trueque ecológico. Que los hectómetros protegidos en La Ricarda se compensen y mejoren en otros espacios verdes de sus alrededores. Además, se habla de un programa para proteger a la fauna que se traslade allí, especialmente las aves que lo usan como punto de migración. Existen precedentes en otros países comunitarios, aunque se requiere un consenso político que el proyecto adolece. 

Los políticos que se manifestarán en contra

El choque entre los que lo rechan y los que lo defienden llega al extremo de que los comunes y las entidades ecologista que se oponen de forma más frontal a la ampliación de El Prat hayan organizado una manifestación el próximo 19 de septiembre. Se especula desde hace días con la presencia de miembros destacados del Ejecutivo catalán, incluso del presidente del Govern, Pere Aragonès (ERC). Su portavoz, Patrícia Plaja, ha dado alas a la teoría en su comparecencia pública tras la reunión del Consejo Ejecutivo de este martes. Ha contestado de una forma que deja poco margen de sorpresa al ser preguntada por la cuestión: "No me sorprendería que alguien participara en la manifestación".

Plaja también se ha mostrado firme y ha asegurado que el Ejecutivo catalán no permitirá que por alargar la tercera pista se produzca una destrucción ambiental. "La laguna de La Ricarda no se toca", ha sentenciado. Un mensaje que considera "inquívoco y unánime" y con el que pretende acallar las discerpancias entre ERC y JxCat sobre esta cuestión. Con todo, su éxito es limitado. Las divergencias entre los dos partidos en el Govern son públicas y notorias.