Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La columna de humo sobre el incendio forestal originado en el barrio Sant Salvador de Tarragona / BOMBEROS DE LA GENERALITAT

Un nuevo incendio forestal en Tarragona obliga a cortar el tráfico en la N-240

Los bomberos han desplegado 22 dotaciones terrestres y ocho medios aéreos para impedir que las llamas lleguen a zonas habitadas

3 min

Un incendio forestal en Tarragona originado en la parte boscosa del barrio de Sant Salvador de la ciudad ha provocado un corte de tráfico en la carretera N-240, según han informado los Bomberos de la Generalitat. A las 16.38 horas, se ha dado por estabilizado el incendio y no se han tenido que lamentar heridos ni tampoco consta que haya habido evacuados.

Los efectivos desplazados se han volcado en contener el avance de las llamas hacia zonas habitadas, en particular, el municipio vecino de Els Pallaresos. Tras recibir el aviso a las 14.20 horas, se han movilizado a 22 dotaciones terrestres y ocho medios aéreos de los bomberos. 

Temperaturas elevadas en la zona

La N-240, que une el interior con la costa y conecta también el polígono petroquímico norte, ha sido cortada en ambos sentidos y los Mossos han desviado el tráfico por las vías locales T-2235 y la T-750. Los bomberos han centrado sus esfuerzos en el flanco derecho, ya que era el que presentaba más riesgo de propagación en un día con previsiones de hasta 39 grados en Tarragona.

Antes de su estabilización, el fuego avanzaba en dirección norte en paralelo a la N-240 siguiendo la dirección de la carretera y los bomberos se han centrado en impedir su propagación hacia Els Pallaresos, desde donde el humo era muy visible.

Alto riesgo de incendios

Ante la actual situación de alto riesgo por incendios en Cataluña, los Bomberos de la Generalitat están siguiendo una estrategia para evitar la simultaneidad de fuegos, que consiste en preparar un ataque inicial contundente por tierra y con medios aéreos cada vez que se declara un incendio. Este mismo lunes, la Consejería de Interior ha informado que desde el inicio de la ola de calor el pasado miércoles, los Bomberos de la Generalitat han trabajado en un total de 41 incendios forestales, 112 fuegos de vegetación, 39 agrícolas y 32 de matorrales y vegetación urbana.

Los bomberos siguen remojando el incendio de Santa Coloma de Queralt (Tarragona), que comenzó el pasado 24 de julio y quemó unas 1.700 hectáreas, así como el de La Pobla de Massaluca del pasado jueves, también en Tarragona, que afectó más de 70 hectáreas, para evitar rebrotes. Dos incendios que todavía no se dan por extinguidos a causa del viento, las altas temperaturas y unos bajos niveles de humedad.