Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un bombero trabajando en la extinción del incendio del Cap de Creus, en Girona / BOMBEROS DE LA GENERALITAT (@BOMBERSCAT)

El incendio del Cap de Creus quema ya más de un centenar de hectáreas y obliga a evacuar población

El fuego, iniciado a mediodía en Llançà, avanza por dos frentes y se cierne sobre el parque natural; se investiga si su origen fue la colilla de un cigarro

5 min

El incendio que se ha declarado este mediodía en la localidad gerundense de Llançà sigue sin control tras haber quemado ya 118,5 hectáreas --117,5 de ellas, dentro del parque natural del Cap de Creus--, y ha obligado a evacuar a 180 personas de tres urbanizaciones y el monasterio de Sant Pere de Rodes, según datos facilitados por los bomberos de la Generalitat a las 20:00 h de este viernes.

La difícil orografía, los dos virulentos frentes de fuego activos, el calor y el viento de tramuntana típico de la zona complican las tareas de extinción, hecho que ha propiciado el desalojo de una treintena de vecinos de Llançà y otro centenar más de urbanizaciones de la zona.

Parque de 2.000 hectáreas

La afectación del incendio en el paraje natural del Cap de Creus está siendo muy importante, dada su vegetación seca por la falta de lluvias en los últimos meses. El fuego sigue activo y amenaza un parque que en total cuenta con 2.000 hectáreas.

Las llamas, según los primeros datos, comenzaron a las 13:30 horas en la carretera que enlaza Port de la Selva y Llançà, y ya hay abierta una investigación para determinar la causa. La alcaldesa de Llançà, Núria Escarpanter, no descarta que pueda tratarse de una "negligencia humana".

Una colilla, ¿la causa?

El inspector jefe del cuerpo de Agentes Rurales, Josep Antoni Mur, ha explicado que trabajan con la hipótesis de que la colilla de un cigarro haya sido el origen del fuego.

"Hemos localizado una colilla, que ha recogido la policía científica de los Mossos para ver si encuentran e identifican a la persona. La investigación no ha terminado, pero es la hipótesis sobre la que trabajamos actualmente", ha subrayado en declaraciones a los medios desde el Parc de Bombers de Llançà.

Un monasterio románico evacuado

Además del monasterio de Sant Pere de Rodes, una joya románica construida entre los siglos XI y XIV, los bomberos han evacuado las urbanizaciones de Beleser, Santa Isabel y Vall de Santa Creu.

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha visitado este viernes el centro de mando de los bomberos que trabajan en las tareas de extinción, y ha destacado la importancia de lo que suceda en las próximas horas, deseando que el viento dé una tregua.

Los desalojados no pueden volver y tres heridos leves

El jefe del dispositivo, Jordi Martín, ha precisado que los bomberos seguirán trabajando esta noche para acotar el perímetro de afectación del incendio, y que intentarán actuar sobre la Vall de Santa Creu.

Martín, asimismo, ha anunciado que hay tres heridos leves que corresponden a dos bomberos y a un agente forestal que ha sufrido un golpe de calor.

El director general de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento, Joan Delort, ha advertido de que no prevén que, a corto plazo, las personas desalojadas puedan volver a sus casas, y ha apelado a la prudencia y a dejar trabajar a los bomberos.

Bomberos y Cruz Roja

Protección Civil ha activado la alerta del plan especial por incendios forestales de Cataluña Infocat y el teléfono de emergencias ha recibido hasta ahora 212 llamadas de ciudadanos relacionadas con este fuego.

En estos momentos, más de 200 bomberos trabajan en la extinción del incendio con 90 vehículos terrestres y 15 medios aéreos.

Cuatro carreteras afectadas

A petición del Centro de Coordinación Operativa de Cataluña CECAT, la Cruz Roja se ha sumado al dispositivo para dar apoyo logístico a los efectivos que trabajan allí.

El Servicio Catalán de Tráfico (SCT) confirma que, a consecuencia del incendio, están cortadas cuatro carreteras comarcales: GI-612 y GIV-6121 en Port de la Selva; GI-613 en Roses, y GIP-6041 en Vilajuïga.