Menú Buscar
Taller de reparación del metro de Barcelona en la Sagrera / EP

Sanidad reconoce la incapacidad de un trabajador del metro de Barcelona expuesto al amianto

Los abogados del Colectivo Ronda exigen que "nadie vuelva a negar la gravedad de la situación" a la que han sido sometidos los empleados de TMB

6 min

La exposición al amianto en el metro de Barcelona ya se ha cobrado su primer incapacitado. El Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) ha reconocido por primera vez una incapacidad absoluta permanente a un extrabajador afectado de cáncer de pulmón​, derivado de su actividad profesional.

El afectado, Antonio C. A., actualmente jubilado, prestó sus servicios en el metro de Barcelona​ durante más de 35 años, de 1975 a 2011. El trabajador ha desarrollado un cáncer de pulmón a raíz de esto.

Irresponsabilidad

El Colectivo Ronda, que dispone de un equipo legal que asesora a la plantilla del metro de Barcelona en esta causa, ha alertado de que seguir negando la evidencia sólo demora “irresponsablemente” la adopción de todas las medidas necesarias para prevenir cualquier nuevo caso relacionado con la exposición al amianto tanto de la plantilla de TMB como de sus familias.

El abogado que coordina el equipo de abogados de este colectivo, Jaume Cortés, advierte: “Que nadie vuelva a negar la gravedad de la situación ni el riesgo al que han sido expuestos los trabajadores del metro de Barcelona”. El abogado subraya que “el amianto no perdona”. En la actualidad, afirma, hay ocho expedientes de trabajadores afectados por el amianto, entre ellos un cáncer de pleura, directamente relacionado con el fibrocemento.

Un ex trabajador de metro con incapacidad por su exposición al amianto expone su caso / JOAN COLÁS
El abogado Jaume Cortés, del Colectivo Ronda (en el centro) / CG

Nexo causal

Cortés, satisfecho de esta resolución del INSS, espera las primeras resoluciones judiciales que establezcan el nexo causal entre la presencia de amianto en el metro de Barcelona y las patologías que afectan y pueden afectar a otros trabajadores​. Señala que cuatro viudas están aguardando estas sentencias que reconozcan el origen laboral de las enfermedades que sufrieron sus maridos.

El Colectivo Ronda recuerda que, durante los últimos años, muchos trabajadores han desarrollado sus tareas diarias “en contacto con el amianto sin ser conscientes de ello”. En circunstancias, recalcan, lo han hecho en espacios “poco o mal ventilados, sin equipamientos para proteger su salud ni estar sometidos a revisiones médicas adecuadas que hubieran favorecido diagnósticos precoces de las graves patologías que provoca el asbesto”.

Daños y perjuicios

El abogado ha anunciado que plantea presentar un caso contra la empresa, TMB, y contra el Ayuntamiento de Barcelona​, como responsable principal por daños y perjuicios.

La demanda al consistorio debe esperar. Señala que la sentencia de Antonio y las que espera que se confirmen, tienen que ser ratificadas por el Tribunal Supremo. Están convencidos que les dará la razón y empezarán las reclamaciones.

"Tragando polvo"

Antonio estuvo trabajando 32 años en el túnel de metro que estaban recubiertos con planchas de uralita y “tragando polvo”, porque no llevaban ninguna máscara ni protección

El afectado apunta que en esa época también se sabía lo perjudicial que era y la empresa nunca tomó medidas.

Negando la realidad

El coordinador del equipo de abogados lamenta que hace poco más de un año, los responsables de metro de Barcelona negaban la existencia de amianto en los trenes y talleres. Después admitió que había, pero se negaba la peligrosidad. “Ahora ya no hay margen a la duda”, sentencia. Esto puede ayudar a que los tribunales consideren que ayuntamiento y TMB son responsables de estas enfermedades, ya que en un primer momento negaron la realidad y no tomaron medidas.

El colectivo que las enfermedades del amianto tienen largos periodos de latencia y tardan entre 20 y 40 años en desarrollarse. “Apenas estamos asistiendo al inicio de una trágica historia hasta ahora oculta”, lamentan.

28 afectados

Ángel Muñoz, miembro del comité de empresa del metro de Barcelona, insiste en que llevan un año denunciando esta situación. Denuncia que en un primer momento, TMB se negó a evaluar a los extrabajadores. Fue la Seguridad Social quien tuvo que hacer la reclamación para que la empresa les hiciera caso.

El trabajador recuerda que ya hay un mínimo de ocho extrabajadores de la empresa con enfermedades respiratorias reconocidos, y cuatro más en estudio. Asimismo, insiste en que hay 28 trabajadores, en la actualidad, con afectaciones a la salud por el mismo motivo.

Usuarios

Cortés apunta que las partículas de fibrocemento se han expandido por los conductos del aire y de alguna manera podría haber afectado a los usuarios de metro. Matiza que se debe diferenciar aquellos que pueden estar afectados por la presencia de partículas de fibrocemento en las ruedas de los vagones, y los que, ahora, pasado el tiempo y cambiadas dichas ruedas, se les reconozca una enfermedad respiratoria derivada de la exposición del amianto. 

El abogado llama a la calma a los usuarios actuales, ya que ahora apenas se detecta riesgo. El problema está en los viajeros habituales de hace más de 20 años. Aún así, lamenta que sea casi imposible de diagnosticar.