"Somos guapas, somos listas, somos putas feministas"

Una cincuentena de prostitutas del Raval de Barcelona participan en el paro internacional de mujeres para reivindicar sus derechos

Prostitutas del Raval de Barcelona, en la huelga del Día Internacional de la Mujer Trabajadora / CG
09.03.2017 00:00 h.
4 min

Se habían dado cita a las doce del mediodía en la calle d'En Robador de Barcelona, su calle, donde trabajan cada día ofreciendo sexo a cambio de dinero. Acordaron verse todas allí este miércoles 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, para reivindicar sus derechos.

Diez minutos antes, uno de los extremos de la calle donde ejercen las prostitutas estaba desierta. No era así en el otro donde, como cada día, cada mujer ocupaba el pivote elegido.

La calle d'En Robador de Barcelona, el día de la huelga de prostitutas / CG

Exigen sueldos dignos

El panorama auguraba una huelga a medias. Hasta que han aparecido las primeras revolucionarias. "¡Putas! ¡Venid aquí!", ha gritado Janet, prostituta del Raval desde hace más de 30 años, a las que estaban trabajando. Las jóvenes han obedecido y, entre todas, han desplegado pancartas reivindicativas al grito de lemas como "¡Somos guapas, somos listas, somos putas feministas!".

Una cincuentena de prostitutas han participado en el llamado Paro Internacional de Mujeres (PIM) convocado por numerosas organizaciones feministas en 23 países y han reivindicado sus derechos. "Queremos seguir vivas, respetadas, tener sueldos dignos. Queremos ser libres y, sobre todo, tener garantías sociales y jurídicas", gritaba Janet al resto de mujeres, paseando frente a ellas de un lado a otro, al más puro estilo militar.

"Estamos contra la trata y contra la vulneración de los derechos de las mujeres. Por eso, en este día tan especial, las putas también paramos. Porque somos mujeres con dignidad y capaces de decidir el cómo, el cuándo y el dónde". La trabajadora sexual ha concluido al grito de "¡Viva el Día de las Mujeres Trabajadoras!", provocando un aplauso de sus compañeras, que repartían silbatos a los mirones para que se unieran a la protesta. Y lo hacían. Como también lo ha hecho la concejal de la CUP en Barcelona Maria Rovira.

‘Puti-vermú’

Tras media hora de parón de sexo --"para que la sociedad patriarcal se dé cuenta de que sin las mujeres no hay futuro, ni economía, ni vida"--, las meretrices han trasladado sus reivindicaciones al bar. Era la hora del puti-vermú, donde brindar por las mujeres. La siguiente cita las emplazaba a las 19 horas en la plaza Universitat de Barcelona, donde se han unido a la manifestación convocada por la plataforma feminista Huelga de Todas.

La concejal de la CUP en Barcelona, Maria Rovira, en la protesta de prostitutas de Barcelona / CG

Sabrina Sánchez, mujer transexual y secretaria de Aprosex (Asociación de Profesionales del Sexo), ha reiterado la necesidad de trabajar con unas garantías mínimas para poder ejercer la prostitución. Janet, por su parte, ha lamentado las dificultades con las que se encuentran a diario: "Desde 1992 nos quieren echar de la calle, pero no nos iremos. Nos quedaremos aunque los vecinos nos tiren huevos y los policías nos multen. Somos el pequeño pescador que sale al océano, tira su red y pesca lo que pesca".

¿Quiere hacer un comentario?