Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fachada del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, centro que ha impulsado un protocolo para ofrecer parto vaginal tras dos cesáreas / EP

El Hospital de Sant Pau implanta un protocolo para ofrecer el parto vaginal tras dos cesáreas

Según el centro, es una posibilidad factible en el 70% de los casos, siempre y cuando se cumplan algunas condiciones

3 min

El Hospital de Sant Pau ha implantado un nuevo protocolo para ofrecer a las mujeres la posibilidad de un parto vaginal a pesar de haber pasado por dos cesáreas en embarazos previos. Una posibilidad que es factible en el 70% de los casos.

Los sanitarios consideran que el parto vaginal es la mejor opción para dar a luz para evitar la cirugía y la hospitalización, ya que la recuperación de la madre y del bebé es más rápida y se minimizan posibles complicaciones en futuras gestaciones. Sin embargo, en los casos de mujeres que han dado a luz por cesárea en embarazos previos, lo habitual es optar por la misma opción en el tercer hijo, por riesgo de ruptura uterina, ya que el útero tiene dos cicatrices.

Los riesgos de un parto con cesárea

Sin embargo, según la evidencia científica, “el riesgo de intentar un parto vaginal es muy similar con una o dos cesáreas previas”. De hecho, “el riesgo de ruptura uterina se sitúa entre el 1% y el 3% y, en cuanto a la salud de la mujer, siempre es más favorable un parto vaginal que una cesárea”. Así lo explica Elisa Llurba, directora del Servicio de Ginecología y Obstetricia de Sant Pau.

En este sentido, el hospital estudiará cada caso y determinará la viabilidad de un parto vaginal tras dos cesáreas previas.

Una mujer observa a su bebé tras un parto con una comadrona / CG
Una mujer observa a su bebé tras un parto con una comadrona / CG

Requisitos para un parto vaginal

Para ello, será necesario cumplir una serie de condiciones. La primera es que la mujer realmente quiera un parto vaginal y también que las dos cesáreas anteriores estuvieran causadas más por problemas fetales que maternos. Por ejemplo, si el bebé venía en una mala posición o había riesgo de sufrimiento fetal.

Otro de los requisitos es que el útero esté bien. Sobre todo, en la zona de las cicatrices de las cesáreas previas, lo que se puede evaluar con una ecografía. También es recomendable que entre la última cesárea y el nuevo parto hayan pasado, al menos, 18 meses.

Mónica es una de las pacientes que han podido inaugurar el nuevo protocolo al reunir todos los requisitos. Tras dos partos por cesárea, se ha podido “quitar la espina clavada” de tener un parto vaginal. “Mi experiencia con las cesáreas no fue positiva, no solo por el dolor físico y el tiempo que tuve que estar en el hospital, sino también emocionalmente. Me generó angustia porque mi expectativa era poder parir de forma natural”, explica.