Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Carles Puigdemont (1i), con la gerente del PSMAR, Olga Panné (3i) y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (4i) / EFE

Hospital del Mar: la última obra de Salud 'pincha' tras dos meses

Los médicos denuncian falta de personal en las nuevas urgencias; la dirección admite "desajustes" y ampliará la plantilla

3 min

Pinchazo de la última gran obra de la Consejería catalana de Salud. El Parc Salut Mar de Barcelona (PSMAR) se ha visto inmerso en un pulso entre médicos y dirección sobre el número de personal de las nuevas urgencias, que el departamento y el Ayuntamiento de Barcelona --socios en el consorcio-- aperturaron el pasado 7 de junio.

La gerencia del PSMAR comunicó ayer que se han observado "deficiencias" en el edificio B del Hospital del Mar, el ala que incluye urgencias y que Generalitat y corporación visitaron en junio. La dirección agregó que "se están revisando circuitos, procedimientos y recursos para optimizar al máximo el funcionamiento del servicio".

Con lo que respecta a personal, el hospital de enfermos agudos defendió que "se ha reforzado y se continuará reforzando el servicio de urgencias cuando se produzcan aumentos puntuales de actividad, de modo que la calidad asistencial no se resienta". 

"Insuficiente"

Las medidas anunciadas por la dirección de uno de los cuatro grandes hospitales de alta complejidad de Barcelona (junto a Vall d'Hebron, Clínic Barcelona y Hospital de Santa Creu y Sant Pau) no son suficientes para los sindicatos.

CGT-Catac ha indicado que "continúa faltando un enfermero, un auxiliar y un camillero por turno en las nuevas urgencias".

Según Xavier Tarragón, portavoz de la coalición, "la nueva unidad amplía a 4.000 metros cuadrados el espacio, pero no se ha incrementado la plantilla en la misma medida".

Carta a gerencia

El cruce de argumentos entre la cúpula y la parte social del PSMAR llega apenas dos meses después de que la Consejería de Salud (60%) y el Ayuntamiento de Barcelona (40%) inauguraran la primera fase de la ampliación de la institución de agudos.

La obra, con un precio de 80 millones de euros pagado alícuotamente por el departamento de Toni Comín y el gobierno municipal, consiste en un edificio de cuatro plantas con las nuevas urgencias, ginecología, obstetrícia, hospital de día y radioterapia, entre otras unidades.

La intervención es solo una de las fases que ampliará un hospital que fue la referencia durante los Juegos Olímpicos de 1992. Las extensiones siguientes, sin calendario ni presupuesto, deberán adaptar el complejo médico a las necesidades asistenciales actuales.

Destacadas en Vida