Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Investigadores del Hospital del Mar durante el estudio para aumentar la eficacia de la inmunoterapia en un tipo de cáncer de mama / HOSPITAL DEL MAR

El Hospital del Mar aumenta la eficacia de la inmunoterapia en un cáncer de mama agresivo

Investigadores del centro han logrado curaciones en ratones mediante una nueva solución “muy prometedora” que hace visibles las células madre cancerosas para que el sistema inmunitario las elimine

3 min

Investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) y del Hospital del Mar han descubierto en un estudio un abordaje que puede incrementar “radicalmente” la eficacia de la inmunoterapia en el cáncer de mama triple negativo, uno de los tipos más agresivos.  

Según los resultados publicados en la revista científica Nature Cancer, han identificado que las células madre tumorales son la causa principal de la resistencia al tratamiento en este subtipo de cáncer porque son “invisibles” al sistema inmunitario. Pero, en el estudio, ofrecen una solución “muy prometedora” a dicha situación mediante un nuevo abordaje terapéutico en modelos preclínicos para volverlas visibles y, así, hacer que el sistema inmunológico pueda eliminar el tumor.

Sistema experimental de ARN mensajero

Este subtipo de cáncer de mama tiene niveles bajos del factor LCOR, lo que hace que las células resulten invisibles a las defensas del cuerpo. No obstante, comprobaron con ratones de laboratorio cómo esta situación se revertía cuando se activaba el gen LCOR en este tipo de células. Combinando esta aproximación con la inmunoterapia, la tasa de respuesta al tratamiento era total y se eliminaban todos los tumores. Según los médicos, esto permitiría evitar la reaparición del cáncer y la generación de resistencias.

Para activar la función de este gen, han usado una estrategia inspirada en la tecnología utilizada para algunas de las vacunas contra el Covid-19: un sistema experimental de ARN mensajero. Así pues, han desarrollado nanovesículas biológicas, pequeñas estructuras en forma de bolsa formadas en las células, para trasladar esta información y han comprobado que lo hacían de forma exitosa, impidiendo la invisibilidad de las células madre tumorales.

Aplicable a otros tipos de tumor

“Lo que estamos haciendo es que el sistema inmunitario vea mejor a la célula tumoral. A diferencia de las células sanas, las malignas tienen mucha más carga de antígenos extraños reconocidos, no propios del sistema inmunitario. De esta manera, las defensas naturales del cuerpo reconocerán, atacarán y eliminarán las células malignas”, ha resumido Toni Celià-Terrassa, el doctor que lidera el estudio.

Según el investigador, esta estrategia también podría ser aplicable a otros tipos de tumor, aunque antes tendrán que hacer estudios de seguridad y ensayos clínicos en humanos. Por ahora, la utilización de LCOR en combinación con inmunoterapia ha generado ya una patente y el IMIM ha decidido ya crear una empresa derivada para su desarrollo.