Menú Buscar
El Hospital Parc Taulí de Sabadell, donde ha fallecido el joven de 21 años por coronavirus / WIKIPEDIA

El hospital catalán que rechaza al Ejército, al borde del colapso

Más de 130 personas esperan en Urgencias para ser atendidas en el Parc Taulí de Sabadell, con demoras de hasta 72 horas y solo un bocadillo como sustento al día

2 min

El hospital Parc Taulí de Sabadell (Barcelona), uno de los centros más importantes de Cataluña, está al borde del colapso debido a la epidemia del coronavirus. Con un centenar de muertos desde que comenzó el brote y casi 500 pacientes ingresados, el hospital ha tenido que habilitar su hall como sala de espera, donde las personas pasan hasta 72 horas antes de ser atendidas, muchas de ellas sin comer más allá de un bocadillo en un día. Más de 130 personas esperan en Urgencias para ser atendidas.

La dirección del centro se ha negado hasta ahora a pedir ayuda al Gobierno pero, según ha podido saber Crónica Global, hay en marcha negociaciones que podrían llegar a un acuerdo respecto a esa solicitud de colaboración. 

Según el último recuento, un centenar de personas han fallecido por coronavirus en este centro desde que comenzó la pandemia. Según los datos facilitados por el propio hospital ayer viernes, en las últimas 24 horas hubo 15 defunciones. Registra 445 pacientes ingresados, 46 de ellos en la UCI. El dato positivo es el número de altas, un total de 24.

Caceroladas de los CDR

Gracias a la petición del Ayuntamiento de Sabadell, las Fuerzas Armadas han realizado labores de desinfección en las inmediaciones. Los Comités en Defensa de la República (CDR) han organizado caceroladas contra la presencia del Ejército y han reclamado “frenar todas las actividades económicas no esenciales”, el “control público de la sanidad privada” y el “aumento y adecuación de la plantilla sanitaria”.

El Parc Taulí ha comenzado a derivar pacientes que no están afectados por el coronavirus y que presentan patologías de baja complejidad a la clínica QuirónSalud del Vallès. Este centro es uno de los que más sufrieron los recortes del Gobierno de Artur Mas.