Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una madriguera de conejos en un ámbito rural / EP

Un agricultor mata a perros, zorros y conejos con raticida para proteger sus manzanos

Un agricultor ha sido denunciado por los Agentes Rurales por utilizar el pesticida sin autorización para proteger a sus árboles de una plaga

3 min

Escena trágica en un manzanar de Bellpuig. Un campo de frutales en la localidad de Lleida se ha convertido en un cementerio de animales por el presunto uso inadecuado de pesticidas por parte de un agricultor.

El hombre, seguramente mal asesorado por un proveedor de raticidas, usó esta sustancia para proteger sus árboles de una plaga de conejos. Sin embargo, en el lugar han terminado apareciendo los cadáveres de un perro, un zorro y una urraca.

Denuncia del dueño del perro

En un caso similar al notificado hace menos de dos meses en el Segrià, los Agentes Rurales descubrieron los cuerpos tras recibir una denuncia de una persona por la muerte de su perro en el paraje Pont del Rei del municipio leridano. Allí, encontraron una treintena de pastillas de raticida esparcidas en un campo de manzanos, así como un zorro, un conejo y una urraca muertos.

Una de las pastillas rodenticidas que un agricultor de Lleida utilizó para matar a los conejos de su finca / AGENTES RURALES
Una de las pastillas rodenticidas que un agricultor de Lleida utilizó para matar a los conejos de su finca / AGENTES RURALES

Los agentes rurales del Área Básica del Urgell y miembros del Grupo Especial de Venenos y Antifurtivismo ha denunciado al hombre por el uso de raticidas en la finca, así como al almacén de fitosanitarios y biocidas de la comarca del Pla d'Urgell (Lleida) que vendió productos de uso profesional especializado a particulares sin la acreditación necesaria.

Las raticidas, contraproducentes

Según ha informado el cuerpo en un comunicado, las sospechas apuntan a que la muerte de los otros animales murieron tras depredar conejos. Por ello alertan de que el uso del raticida en el medio natural también elimina a las especies que ayudan a combatir el exceso de conejos. De las investigaciones "se deduce que la probable causa de las muertes es el mal asesoramiento recibido por el agricultor", que compró en un almacén especializado un veneno raticida anticoagulante que sólo puede ser adquirido y aplicado por profesionales autorizados.

El centro de Recuperación de Fauna de Vallcalent (Lleida) --que pertenece a la Consejería de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural, está realizando necropsias a los animales. La actuación ha contado con la coordinación del Servicio de Protección de Vegetales, la Consejería de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural, y la de Salud.