Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Oksana Poludentseva, asesinada a golpes el mismo día de su boda con Stepan Dolgikh (ambos en la foto)

Un hombre mata a golpes a su mujer el día de su boda delante de los invitados

Los celos se apoderaron del marido, que había conocido a su nueva pareja mientras cumplía condena por asesinar a su anterior esposa

3 min

Unas verdaderas bodas de sangre. Un hombre ha sido condenado a 18 años de prisión por matar a su esposa el mismo día de su boda. El asesino, Stepan Dolgikh, de 35 años, mató a golpes a su esposa Oksana Poludentseva, de 36, y luego arrojó su cuerpo a un barranco.

La pareja se conoció cuando el hombre se encontraba en la cárcel cumpliendo condena por haber matado a su anterior esposa. Se hicieron amigos por correspondencia y ella creía que podía «cambiarlo». Comenzó ahi una relación sentimental que acabó en una propuesta de matrimonio por parte de la Oksana.

Celos

Sin embargo, el hombre creía que su nueva mujer le engañaba. Así lo ha admitido él mismo ante el tribunal de Novosibirsk«Tenía celos de ella con uno de los invitados«. A pesar de admitir la culpabilidad del crimen, no se arrepiente de haberla asesinado brutalmente delante de los invitados del enlace. 

Los testigos han explicado que Dolgikh comenzó a enfadarse cuando su ya mujer empezó a hablar con uno de los invitados en la fiesta de la boda que celebraron en una casa privada en el pueblo de Chik. Hasta el punto de darle patadas y puñetazos

La víctima, que era madre de una niña, murió en el lugar a los pocos minutos a raíz de los fuertes golpes de su marido.

Los testigos no se atrevieron a intervenir y se limitaron a dar aviso a las autoridades policiales. Al llegar, los agentes de la Guardia Nacional rusa arrestaron de inmediato al agresor que admitió su culpabilidad y no mostró arrepentimiento alguno.

«La agarró por el pelo, la golpeó y la empujó a la calle, donde también siguió golpeando su cuerpo y su cabeza«, cuentan algunos de sus familiares. El hombre acusó a su nueva esposa de «comportarse de forma incorrecta», por lo que siguió golpeándola hasta dejarla sin vida. Fue entonces cuando «la arrojó a un barranco cercano».