Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Audiencia Provincial de Lleida, donde se juzga a un hombre que obligó a su hijo de cinco años a practicar sexo oral  / EUROPA PRESS

Juzgan a un hombre que obligó a su hijo de 5 años a practicar sexo oral

Una profesora destapó el caso después de descubrir al niño intentando realizar la misma práctica con un compañero

3 min

La Audiencia Provincial de Lleida ha juzgado a un hombre que obligó a su hijo de 5 años a practicarle sexo oral.  La investigación se inició después de que el colegio al que iba el menor alertara de que el niño había intentado realizar este tipo de prácticas a uno de sus compañeros. Al preguntarle dónde había aprendido eso, el niño señaló que se lo hacía a su padre.

En un inicio la fiscalía no acusaba a este hombre, pero tras escuchar el testimonio de los psicólogos ha solicitado para él una pena de seis años de prisión, coincidiendo con la que pide la acusación particular. Las dos acusaciones entienden que hay suficientes pruebas como para acreditar que dichos abusos se produjeron.

Actitudes sexualizadas

El caso se destapó en 2019, cuando una profesora descubrió al menor en el lavabo del colegio intentando realizarle una felación a un compañero. El menor le explicó entonces que eso era lo que le hacía a su padre. El colegio decidió ponerlo en conocimiento de la madre, que durante el juicio ha relatado que desde hace un tiempo había detectado actitudes muy sexualizadas en el niño y que, sorprendida por su corta edad, solicitó asesoramiento médico.

La psicóloga, que ha testificado en el juicio, ha explicado que durante las entrevistas el niño le confesó que su padre, que estaba separado de su madre, le obligaba a realizar este tipo de prácticas sexuales. Pese a la corta edad del niño, el equipo de psicólogos que prestó atención al menor considera que “hay elementos que hacen pensar que hubo abusos intrafamiliares”.

Dice que la madre lo ha influenciado

Los Mossos que han declarado en el juicio han recordado que el día que detuvieron al padre, este se mostró más preocupado por su coche, que estaba mal aparcado, que por la gravísima acusación de haber cometido un presunto delito de abuso sexual hacia su propio hijo. Durante la declaración ante la policía, el hombre se limitó a decir que el niño estaba influenciado por su madre.

La fiscal, que acusa al hombre de un delito de abusos sexuales a un menor con el agravante de parentesco ha expresado que tenían “dudas, pero se ha demostrado que hubo unos verdaderos abusos intrafamiliares”. Por estos hechos solicitan para él seis años de prisión, 10 de libertad vigilada, una orden de alejamiento del menor durante los próximos 10 años, la retirada de la patria potestad y que pague una indemnización a su hijo de 15.000 euros por los daños causados.