Menú Buscar
Pásate al modo ahorro

Hallan restos de una ‘Homo Sapiens’ de hace 14.000 años en la cueva Gran de Santa Linya (Lleida)

Se trata de varios huesos que corresponden a una mujer que vivió en el Prepirineo oriental en el Paleolítico Superior Final

4 min

Un grupo de investigadores del Centro de Estudios del Patrimonio Arqueológico (CEParq) de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) han hallado restos atribuidos a una mujer Homo sapiens en la cueva Gran de Les Avallanes-Santa Linya (Lleida).

La datación del sedimento donde se han encontrado los huesos de la que han apodado “Linya, la mujer de La Noguera”, ha acotado que murió entre 14.350 y 14.100 años atrás, lo que indica que vivió en el Prepirineo oriental, en el Paleolítico Superior Final.

Conjunto de restos

Los huesos fueron hallados a dos metros bajo tierra durante la campaña del año pasado, en una zona lateral de la excavación en la que trabajan miembros del centro desde 2002, según han informado los investigadores este miércoles en una rueda de prensa.

Se trata de un conjunto de restos que forman dos fémures, uno de ellos unido a la pelvis, así como huesos largos de las extremidades superiores (húmero, radio y cúbito) y de las inferiores (tibia y peroné), además de algunas falanges. También se han encontrado el cráneo y el esqueleto axial (vértebras y costillas), pero poco representados.

Pieza clave

Este hallazgo se considera una “pieza clave para conocer la anatomía y el patrimonio genético de las poblaciones de cazadores-recolectores del final del Pleistoceno del noreste de la península ibérica”, ha apuntado Rafael Mora, catedrático del Departamento de Prehistoria de la UAB e investigador del CEParq.

De este modo, los restos de Linya van a poder abrir una “nueva ventana” para los investigadores, que se podrán “acercar a las circunstancias de su muerte, pero también a su vida y la de sus contemporáneos en la región”, ha añadido Mora.

Posible ajuar funerario

Tras encontrar estos restos óseos, los investigadores se centran ahora en tratar de encontrar posibles elementos de ajuar funerario, una práctica habitual en los entierros de los Homo sapiens.

Por ello, analizan el sedimento del espacio delimitado por los bloques en los que han aparecido los huesos para recuperar microresiduos que indicarían si el cadáver fue cubierto con pelos o fibras vegetales. Esto justificaría la intención de depositar el cuerpo sin necesidad de excavar una tumba.  

La cueva Gran

El yacimiento en el que han sido hallados los restos, en la cueva Gran de Santa Linya, cuenta con más de 2.500 metros cuadrados y se considera “clave” para estudiar la presencia humana.

Hasta la fecha, es uno de los pocos espacios de la región mediterránea en los que se han encontrado rastros de diferentes épocas de la historia: momentos de transición, de los últimos neandertales, de los primeros humanos modernos, la pervivencia de éstos durante el Último Máximo Glaciar, así como la aparición de los primeros agricultores y ganaderos.