Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un profesor de autoescuelas y una alumna durante una clase práctica de conducción / EUROPA PRESS

La guerra de Ucrania se hace notar en los precios de las autoescuelas

Los clientes comienzan a sufrir las primeras consecuencias de la subida del combustible, mientras el sector presiona al Gobierno para que regule su precio

4 min

Las colas de los últimos días frente a los surtidores de las gasolineras españolas han hecho saltar todas las alarmas. La escalada del precio de los carburantes se ha intensificado tras la guerra de Ucrania y ha causado ya los primeros estragos en el sector del transporte, el taxi, y también de las autoescuelas, que auguran malas previsiones. 

Mientras que los transportistas han convocado un paro nacional para este lunes 14 de marzo, las autoescuelas se han visto obligadas a subir el precio de sus servicios. Esta semana, los clientes de varios establecimientos de la provincia de Barcelona han recibido mensajes en los que se anuncia un incremento de las tarifas de las prácticas, impulsado por la subida desorbitada del combustible. 

Solicitan la regulación de los precios

Enrique Lorca, presidente de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) confirma que hay una fuerte preocupación entre los empresarios del sector. Por eso, asegura, desde la entidad ya están entablando conversaciones con la Administración y con el Gobierno para solicitar una directiva que regule el precio del combustible, imprescindible en la infraestructura de gasto y en el desarrollo de la actividad de las autoescuelas.

Tras la grave crisis económica de 2008, que obligó al sector a bajar los precios de los servicios de manera drástica --y que nunca llegaron a recuperarse--, el margen de ganancia actual de las autoescuelas no les permite asumir la subida del precio, no solo del combustible, sino también de la electricidad que utilizan en sus locales. “Si ya estábamos con el agua al cuello, esto acabará por ahogarnos”, denuncia Lorca. 

No pueden asumir la subida

Ante la imposibilidad de asumir la subida del precio del combustible --de un 36% en tan solo un año-- y ante la ausencia de ayudas económicas estatales, el presidente de la CNAE confirma que la única salida, por el momento, pasa por “subir los precios de los servicios para garantizar la subsistencia de los negocios y de los empleos que genera el sector”. Sin embargo, Lorca lamenta que sean los clientes quienes asuman parte de los costes, por lo que solicita al Estado que “tenga a bien” ayudarlos para que el impacto sea menor. 

Una mujer llena el depósito de su vehículo en una gasolinera / EUROPA PRESS
Una mujer llena el depósito de su vehículo en una gasolinera / EUROPA PRESS

En este sentido, las autoescuelas consultadas confirman que se han visto obligadas a modificar los precios y expresan que el incremento del coste de las prácticas es generalizado. Así lo han decidido, dicen, para poder asumir la subida de la electricidad, del carburante y de la inflación. De lo contrario, aunque no todas se verían abocadas al cierre, probablemente tendrían que hacer reajustes en la plantilla. 

Los gastos se disparan

El dueño de una autoescuela de la provincia de Barcelona confirma a preguntas de Crónica Global que su establecimiento es uno de los muchos que se han visto empujados a elevar los precios de las prácticas de conducción. “Hace meses llenaba el depósito con 50 euros, ahora no baja de 90. Si lo multiplicas por los cuatro coches que tenemos, el gasto se dispara”, denuncia. 

Por eso, algunas autoescuelas han optado por adelantar a marzo la subida anual de las tarifas, que normalmente suele realizarse en septiembre como respuesta al incremento del IPC, de los salarios y de la Seguridad Social. Ahora, dicen, a todos los gastos a los que tienen que hacer frente se suman el precio desorbitado de la luz y del combustible. “Esto nos ha rematado”, lamentan, mientras esperan a que el Gobierno tome medidas urgentes y controle el precio de lo que para ellos es un bien imprescindible.