Menú Buscar
El intendente mayor jefe de la Guardia Urbana, Evelio Vázquez, junto a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau / EFE

El jefe de la Guardia Urbana, salpicado por el caso del presunto agente pedófilo

Agentes de Barcelona denuncian "trato de favor" al acusado, que aún no ha sido suspendido "por ser amigo personal de Evelio Vázquez"; el Ayuntamiento lo niega

18.12.2018 00:00 h.
5 min

¿Qué pasó con el presunto agente pedófilo de la Guardia Urbana de Barcelona? El caso del funcionario que está siendo investigado internamente tras ser detenido por la Guardia Civil en una operación contra la pornografía infantil en noviembre ha levantado polvareda en el cuerpo. Tanto es así que algunos agentes de base señalan al propio intendente mayor del cuerpo, Evelio Vázquez, el jefe de la Urbana.

El agente M. está actualmente en una situación de libertad con cargos e incapacidad temporal, esto es, de baja. En paralelo y como avanzó El País, el Ayuntamiento de Barcelona --que tilda de habitual el procedimiento-- ha incoado un expediente informativo contra el intendente. La resolución del mismo irá vinculada al proceso judicial abierto tras la operación contra la distribución de material pedófilo. No tiene intención el Ejecutivo local de Barcelona en Comú (BComú) buscar un sustituto al alto mando, según la información publicada por el rotativo.

"Muy cercano al intendente mayor"

Lo que no se ha dicho del escándalo es que el investigado es el intendente de la comisaría del distrito 10, correspondiente a Sant Martí. Con una dilatada trayectoria en el cuerpo, se le considera cercano al jefe de la Urbana, Evelio Vázquez. Las fuentes consultadas creen que dicha ligazón es lo que ha provocado que el efectivo aún no haya sido apartado del cuerpo --algo que el ayuntamiento admite, aunque se escuda en que lo hará en cuanto tenga el alta-- pese a la gravedad de los cargos que penden sobre él. "Es lo peor de lo que se puede acusar a un policía, no proteger como es debido la integridad de los ciudadanos más vulnerables: los niños", han agregado las mismas voces.

Agentes de la Guardia Urbana, durante su intervención de rescate tras el atentado del 17A en Barcelona / EFE

Agentes de la Guardia Urbana, durante su intervención de rescate tras el atentado del 17A en Barcelona / EFE

De hecho, las fuentes consultadas indican que "no es la primera vez que esta familia fue beneficiada por Vázquez". Sostienen que el hijo del agente investigado ahora estuvo implicado en el llamado caso Bikini, en el que dos agentes del cuerpo municipal de seguridad, Víctor B. y Bacari S., fueron condenados a dos años y tres meses de cárcel por torturas y falsedad documental.

Golpeado y humillado

"En ese procedimiento hubo más agentes investigados, incluido el hijo del funcionario al que ahora se acusa de, presuntamente, ser partícipe de una red de intercambio de pornografía infantil. No se le apartó del cuerpo, igual que ahora no se ha apartado a su padre", denuncian las voces consultadas. Siempre según estas informaciones, el efectivo siguió siendo parte de la Urbana pese a que el grupo de policías fue acusado de golpear al ciudadano Yuri S.J., que fue detenido en la discoteca Bikini de Barcelona el 7 de septiembre 2006 tras pelearse con los guardias urbanos V. y B..

Al parecer, V., que estaba fuera de servicio, molestó a la acompañante de Yuri S.J., que respondió arrojándole un vaso de agua a la cara. Tras ello, fue detenido fue introducido en un furgón policial y golpeado por B.. Al llegar a comisaría, los condenados le volvieron a pegar, lo quemaron con un cigarrillo, lo amenazaron con el juego de la pistola --la llamada ruleta rusa-- y le restregaron una fregona por el rostro. La Audiencia Provincial de Barcelona condenó a la pareja por torturas en 2011 y el Tribunal Supremo confirmó la sentencia. El Gobierno, por su parte, les negó el indulto. Ingresaron en prisión en 2014 y no hubo más condenados.

"Cuando creíamos que todo ello pertenecía al pasado, ahora trasciende que su padre, detenido e investigado tras ser detenido en una operación contra la pornografía infantil que aún está abierta, aún no ha sido apartado del cuerpo. No es que sea casualidad, es que es un escándalo. Se respira indignación dentro del cuerpo por la sensación de arbitrariedad: los amigos de Evelio se van de rositas", remachan.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información