Menú Buscar
La guardia urbana detenida pidió protección al cuerpo tras la muerte de su pareja

La guardia urbana detenida pidió protección al cuerpo tras la muerte de su pareja

La mujer también estuvo implicada en una actuación en la que murió un mantero accidentalmente

15.05.2017 18:20 h.
4 min

La agente de la Guardia Urbana de Barcelona Rosa Maria P.V., detenida por su presunta implicación en la muerte de su pareja y agente del cuerpo, pidió protección al conocerse el crimen y se le concendió, antes de saberse que en realidad estaba supuestamente implicada.

La agente había acudido a sus superiores al descubrirse el cuerpo de su novio --agente de la unidad de motos-- calcinado en el maletero de un coche cerca del pantano de Foix (Barcelona).

Dijo temer por su vida

Les había pedido que le pusieran protección porque temía por su vida y la de sus dos hijos después del supuesto crimen, y finalmente ha sido detenida como presunta autora del homicidio.

Según fuentes consultadas, esta no es la única muestra de frialdad que ha exhibido la agente desde la muerte de la que era su pareja, con quien convivía en una casa en Vilanova i la Geltrú (Barcelona) que este domingo fue registrada por los Mossos d'Esquadra.

La policía acudió poco después de que desapareciera su novio, el pasado 2 de mayo, junto al otro policía detenido por este caso, a una cena organizada por la unidad en la que ambos trabajaban, la Unidad de apoyo diurno (USD); al parecer habían retomado una anterior relación.

Fue a un homenaje al fallecido

Tras su detención ha cobrado relevancia otro episodio vivido estos últimos días: la mujer estuvo presente en un homenaje que los compañeros del fallecido le hicieron en el lugar donde encontraron el cadáver en una pista forestal cercana al pantano.

El caso ha creado conmoción y tristeza en el cuerpo, que, según fuentes consultadas, está en estado de shock por la muerte del agente presuntamente a manos de otros dos policías barceloneses.

Relacionados con otros casos polémicos

Los dos agentes detenidos eran compañeros de trabajo en la USD y patrullaban juntos, y ambos se han visto implicados en actuaciones polémicas del cuerpo.

Ella fue uno de los agentes que participó en una intervención en Montjuïc contra el top manta el 9 de agosto de 2014 en la que un paquistaní cayó por un terraplén de 30 metros al huir de la policía y murió.

Durante esa actuación, la policía resultó herida por arma blanca y finalmente el caso se consideró un accidente por parte de los Mossos, que llevaron la investigación.

Rosa P.V. está pendiente de un juicio porque fue víctima en 2008 de una supuesta venganza con una foto sexual por parte de la que entonces era su pareja, un subinspector del cuerpo que está pendiente de juicio por difundir la instantánea a todos los contactos del correo electrónico de ella, una cita judicial que se aplazó, tras el hallazgo del cadáver, hasta el 26 de octubre.

El otro detenido, Alberto L., fue condenado por un juzgado de Barcelona por una falta de lesiones a un mantero al que le dio una paliza en una actuación en Ciutat Vella en 2012.

Asimismo, el guardia urbano asesinado llevaba un tiempo de baja y tenía un expediente disciplinario abierto tras haber sido denunciado por un motorista por haberle agredido durante una actuación policial en la carretera de l'Arrabassada, aunque finalmente el joven retiró la denuncia.