Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un agente de la Guardia Urbana desalojando a jóvenes que hacían botellón en Sants / EP

La Guardia Urbana carga contra el silencio de Colau ante los botellones de Barcelona

CSIF recrimina a la alcaldesa de la ciudad y su equipo de gobierno la permisividad en tiempos de Covid y la falta de apoyo a los agentes

3 min

La Guardia Urbana de Barcelona se alza contra el consistorio liderado por Ada Colau y el silencio de responsables como Albert Batlle, quinto teniente de alcalde y regidor de prevención y seguridad del Ayuntamiento, ante los botellones en la capital catalana. El sindicato CSIF ha recriminado a la lideresa de los comunes que les deje de lado en estos momentos y “actúa como la activista de una minoría”.

“Si permitir la celebración de las Fiestas de Gràcia era toda una temeridad especial donde nuestra alcaldesa pretendía darse un baño de populismo insano y le regalaron un pregón cariñoso como pago a sus concesiones, lo de las Fiestas de Sants no tiene nombre”, ha aseverado el sindicato de la policía municipal. El silencio de los dirigentes de En Comú y PSC en el consistorio, ante los hechos sucedidos los últimos días en Barcelona, ha hecho saltar todas las alarmas entre los defensores de los agentes de la Guardia Urbana. “No se pueden permitir los ataques a policías como parte de la fiesta”, han sentenciado en referencia al lanzamiento de botellas y otros objetos en el parque de la Espanya Industrial las últimas dos noches.

Ausencia de apoyo institucional

La Guardia Urbana ha denunciado la “falta de recursos y ausencia de apoyo institucional” ante un problema de orden público que se vive durante todo el mes de agosto en la capital catalana. En un momento en el que el que las restricciones por el Covid-19 siguen vigentes, los agentes han asegurado que "no pueden actuar para hacer cumplir la ley" y se ven desbordados ante, lo que creen, es un “acomodado letargo” de Colau y Batlle.

“Este movimiento antisistema y anticívico se alimenta de la permisividad”, han remarcado desde CSIF. El sindicato ha asegurado que los dirigentes políticos encargados de la seguridad en Barcelona no están dejando intervenir a la Guardia Urbana en los incidentes y macrobotellones nocturnos que se suceden tras las fiestas populares de la ciudad. El cuerpo barcelonés lamenta que, ante las palabras de los últimos días, tanto Colau como Batlle hayan optado por “regalarles su silencio” ante la problemática de orden público muchas noches en la capital catalana.