Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El intendente mayor de la Guardia Urbana, Pedro Velázquez / EP

La Guardia Urbana de Barcelona reforzará un 30% el turno de noche por el final del toque de queda

Este refuerzo de la vigilancia tendrá especial presencia en el distrito de Ciutat Vella, en las plazas del barrio de Gràcia y en las playas de la ciudad

3 min

La Guardia Urbana de Barcelona aumentará en un 30% los agentes disponibles durante el turno de noche de este fin de semana. Esta medida se toma porque el estado de alarma decaerá la madrugada del domingo y eso supondrá levantar el toque de queda nocturno.

El intendente mayor de la Guardia Urbana, Pedro Velázquez, ha avanzado en Rac-1 que este refuerzo de la vigilancia tendrá especial presencia en el distrito de Ciutat Vella, en las plazas del barrio de Gràcia y en las playas de la ciudad de Barcelona.

Perseguirán los casos más graves

Velázquez ha reconocido que habrá momentos de la noche en los que "será difícil discernir si hay un grupo grande o muchos pequeños", por lo que los agentes actuarán en los casos de mayor gravedad.

"Nos focalizaremos en las situaciones graves", ha añadido el intendente mayor, que ha coincidido con el conseller de Interior en funciones, Miquel Sàmper, en que no se podrá llegar a todos lados, por lo que ha pedido responsabilidad a los ciudadanos.

CSIF: "Faltarán efectivos"

Desde la parte social, CSIF ha alertado de que el aumento en el número de agentes "no paliará" el déficit de efectivos policiales en Barcelona. "Partimos de una base muy mínima, especialmente los fines de semana. Si la ciudad vuelve a la normalidad, aumentarán los botellones, conflictos por uso del espacio público y vulneración de ordenanzas. Se necesitarán muchos más policías, y no los hay", ha denunciado Eugenio Zambrano, portavoz de Administración Pública. 

Según Zambrano, la capital catalana entra en la desescalada "en una situación muy precaria, pues será muy difícil garantizar la plena seguridad en el espacio público". Ello, alerta la plataforma sindical, debe recaer sobre las espaldas de Pedro Velázquez, intendente mayor de la Guardia Urbana, que, según CSIF, se muestra "timorato y no defiende el cuerpo como debería".