Menú Buscar
Un coche de la Guardia Urbana de Barcelona

Las oposiciones a Guardia Urbana de Barcelona acaba con 11 plazas desiertas

Solo el 12% de los aspirantes a policía municipal en la capital catalana han aprobado el examen de cultura general en la última convocatoria

4 min

La última convocatoria celebrada para ser parte de la Guardia Urbana de Barcelona ha clausurado con 11 plazas sin cubrir. Uno de los mayores escollos para llegar a ser policía municipal en la capital catalana parece ser el examen de cultura general, uno de los pasos a superar para acceder al cuerpo y que, sin embargo, solo ha sido aprobado por el 12% de los aspirantes. 

De las 3.903 personas que se inscribieron en la convocatoria de oposiciones para guardia urbano de Barcelona, 3.426 suspendieron este test, que se compone de un máximo de 50 preguntas con una respuesta correcta entre las cuatro opciones posibles. Esta es la primera prueba que deben superar los aspirantes a policía municipal y, si no lo consiguen, no pueden presentarse a las demás. 

Faltan guardias urbanos en Barcelona

La convocatoria para aumentar el número de guardias urbanos en Barcelona pretendía cubrir 244 plazas en un cuerpo que sufre una falta de efectivos, según denuncian los sindicatos. Los exámenes para acceder al cuerpo, celebrados el pasado otoño, consiguieron que solo 233 personas superaran todas las pruebas, menos del 6% del total de candidatos. Esta baja ratio se entiende al mirar las cifras el primer examen --el de cultura general--, que solo fue aprobado por 477 personas. 

Independientemente de los aprobados, las plazas abiertas para cubrir la falta de efectivos de la Guardia Urbana es casi anecdótica, según los datos que ofrece el CSIF. Según esta formación sindical, que cuenta con la mayoría de la representación en el Ayuntamiento de Barcelona, la policía local de la ciudad necesita 1.500 "agentes de ampliación", es decir, guardias urbanos que entren en plazas nuevas y no para cubrir bajas por jubilación o por enfermedad. 

Contenido del examen de cultura general

El contenido de la primera prueba a la que hacen frente los aspirantes a guardia urbano en Barcelona es muy extenso. Cuenta con preguntas de actualidad, pero también de geografía, de sociedad e incluso de literatura. No existe un temario concreto, por lo que muchos de los que se enfrentan a él aseguran que "cualquier cosa" puede ser susceptible a entrar en el examen. Por esta razón, los sindicatos apuntan que el modelo de test debería ser revisado. 

Uno de los que defiende esta posición es Jordi Gallart, portavoz de CCOO en la Guardia Urbana. Según sus declaraciones a La Vanguardia, esta parte debería tener un "temario reglado" que ayude a los aspirantes a guiarse y prepararse mejor. Una opinión también apoyada por José Casas, portavoz de UGT, que asegura que los candidatos "no tienen donde apoyarse, ya que no tienen ninguna referencia. En los Mossos tienen un libro de 500 páginas y esto facilita mucho las cosas", asegura.

Nivel de estudios

Los sindicatos aseguran que el problema no es el nivel de conocimientos generales de las personas que quieren acceder al cuerpo, sino la falta de una base sobre los contenidos del examen. Según los datos del diario catalán, el 60% de los que se presentaron en la última convocatoria contaban con estudios superiores, carrera o hasta dos títulos universitarios.