Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Agente de la Guardia Urbana de Barcelona y tres de los penados por asesinar a la transexual Sonia hace 25 años / FOTOMONTAJE CG

La Guardia Urbana alertó al juez sobre el pasado nazi de un detenido que quedó libre

El inculpado, con antecedentes por un asesinato xenófobo, fue detenido en agosto pasado por propinar insultos y una patada a una mujer magrebí que estaba embarazada

3 min

La Guardia Urbana le detuvo pocos minutos después de que insultase y golpease a una mujer magrebí​ embarazada que paseaba por el populoso barrio del Born de Barcelona. A ella la trasladaron a un centro médico que concluyó que la agresión, por suerte, no revestía consecuencias para el feto.

A él lo llevaron a comisaría y, allí, lo dejaron en libertad con cargos por lesiones leves.

La urbana imputa odio

Sin embargo, días después, tras la revisión rutinaria del atestado, la Guardia Urbana entendió que aquellos hechos no correspondían únicamente a un delito de lesiones leves, sino que debía de añadirse otro: el delito de odio.

Así pues, el agresor volvió a ser citado a declarar por esos hechos y su identidad fue reseñada en los Mossos d'Esquadra. Inmediatamente después, pasó a disposición judicial con un informe exhaustivo de la Guardia Urbana que explicaba el ideario neonazi del sujeto. El informe no aportó, sin embargo, un dato sin duda relevante: ese hombre, 25 años antes, había participado en el asesinato de la transexual Sonia en el parque de la Ciudadela de Barcelona.

Antecedentes juveniles no reseñables

Ese dato no apareció en el informe de la Urbana porque, en el momento de los hechos, 1991, el detenido era menor de edad y, por lo tanto, con la ley en la mano, ningún cuerpo policial puede reseñar los antecedentes juveniles de un detenido. 

La Guardia Urbana puso todo lo averiguado en manos de la fiscalía contra el odio, la discriminación y la xenofobia, que requirió a la brigada de información de los Mossos un informe completo sobre el detenido y su pasado.

El juez le tomó declaración y, a pesar de lo aportado por la Guardia Urbana, le dejó libre.

Cuestión de competencia

Fuentes de los Mossos reconocen que entonces se quejaron por el hecho de que la Guardia Urbana no pusiera a disposición de la Policía de la Generalitat al detenido. La Guardia Urbana responde recordando que, a pesar de ser un cuerpo local, tiene capacidad operativa y regulada como policía judicial.

Los Mossos tampoco hubieran podido hacer uso oficial de los antecedentes juveniles del detenido a pesar de que ese individuo es un viejo conocido de los agentes de la brigada de información expertos en la lucha contra la ultraderecha.

Destacadas en Vida