Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un agente en la formación en la Comandancia de la Guardia Civil de Barcelona / CG

"Si hay un atentado, no graben vídeos para las redes sociales: corran"

La Guardia Civil forma a unos 1.000 vigilantes y directores de seguridad en Cataluña para prevenir, por ejemplo, ataques terroristas en unos cursos inéditos en España

7 min

Noviembre de 2018. Un pasajero se sube al AVE en la Estación de Sants de Barcelona. Su maleta pasa el control de seguridad con normalidad y embarca en el convoy en dirección a Madrid. Pero los vigilantes han detectado con el escáner una presunta granada. Saltan las alarmas y Sants y la Estación de Atocha en Madrid son desalojadas. La policía detiene el tren y comprueba el equipaje del viajero: la supuesta bomba es una simple hebilla de un cinturón en forma de granada. Falsa alarma

Para mejorar la respuesta frente a este caso y otros, la Guardia Civil ha arrancado unas jornadas de formación para vigilantes y directores de seguridad de empresas e infraestructuras estratégica en Cataluña. En total, se imparte formación en antiterrorismo, medio ambiente --a cargo del Seprona--, policía judicial y conductas sospechosas --con el proyecto Ícaro-- a unos 1.000 civiles. Son vigilantes de seguridad, sí, pero también directores de seguridad de empresas e instituciones, detectives privados y otro personal de la industria. Se encuentran en la Comandancia de Sant Andreu de la Barca (Barcelona). Ayer lo hicieron por primera vez y Crónica Global estuvo allí. 

Agentes de los Mossos desplegados durante un posible atentado en un hotel de las Ramblas / PABLO MIRANZO (CG))

Mossos durante una intervención en el Hotel Petit Palace cerca de Las Ramblas / PABLO MIRANZO

 

Antiterrorista: "No cuelguen vídeos en las redes sociales"

En materia antiterrorista, las enseñanzas del instituto armado a los trabajadores civiles de seguridad pivotan sobre la instrucción 6/2017 contra atentados. Los mandos del cuerpo ahondan en el documento, haciendo hincapié en algunas de las tendencias actuales. "En caso de incidente, no se debe detener a grabarlo con su móvil esperando obtener el vídeo del siglo", alerta un capitán del área de Información. Como en el entorno anglosajón, la Guardia Civil instruye al sector de la seguridad a "correr, esconderse, avisar y luchar", esto último solo en caso de extrema necesidad.  

Los efectivos también transmiten información sobre lo que dice la experiencia actual sobre ataques. "Se han extendido los asaltos con objetos de fácil acceso, como cuchillos, las víctimas no se seleccionan previamente, y no necesariamente tienen que ser policías", enumera el mando. Ante este nuevo terrorismo low cost, el que emplea armas blancas y es indiscriminado, desde la Guardia Civil se hace hincapié en la prevención. "Hay que alertar si se observan conductas inusuales, o incluso ciudadanos con ropa sospechosa o vehículos que circulan de forma anómala", concluye el mismo ponente. 

El Seprona: "Cada guardia civil protege la naturaleza"

En el campo del medio ambiente, el cuerpo de seguridad trata de reforzar la idea de que el primer nivel de actuación, el que llega a los hechos de forma inicial desempeña un papel esencial. "Operamos la regla Nerd (empollón en inglés, y acrónimo de evaluar, resguardar, notificar y documentar)", subraya Luis Umberto, coordinador del Seprona en Cataluña. Sobre la base de esta idea, el Servicio de Protección de la Naturaleza busca aumentar su capilaridad en la provincia de Barcelona, donde cuenta con 35 efectivos. 

Dos ejemplos. Fueron vigilantes quienes detectaron una carga de angulas en el aeropuerto de Barcelona-El Prat en 2019. Tenía un valor en el mercado asiático de cerca de 40.000 euros, lo que significaba que el pasajero, que volaba destino a Malasia, rozaba el umbral del contrabando. O la seguridad de una empresa de paquetería de la Ciudad Condal, que colaboró en desarticular una operación de envío de medicamentos ilegales a Francia. Desde un piso en la zona alta de Barcelona. De hecho, el Seprona fue alertado incluso en la polémica de los mojitos de la Barceloneta, la venta de cócteles a pie de playa que se descubrió que incumplían la seguridad alimentaria. 

Explosión en el Hotel Petit Palace cerca de Las Ramblas / PABLO MIRANZO
Explosión en el Hotel Petit Palace cerca de Las Ramblas / PABLO MIRANZO

Participantes: "Necesario"

Desde ADN Sindical, sindicato coorganizador de la jornada, recalcan que en materias como la lucha antiterrorista "es de agradecer la predisposición de la Guardia Civil en buscar la colaboración del sector privado", como establece la normativa. Sergio Sánchez, portavoz, recuerda que la plataforma corporativa buscó la colaboración de los Mossos d'Esquadra, pero la policía autonómica no está respondiendo. "En este contexto, es una gran noticia que se nos abran las puertas para una formación necesaria y fundamental para poder ayudar a eliminar la delincuencia común", ha agregado el activista. "En estas jornadas aprenderemos cosas que ninguna academia de formación nos puede dar", ha apostillado. 

Por su parte, Ana Aisa, gerente de Acaes (Asociación Catalana de Empresas de Seguridad), ha subrayado que desde la patronal catalana "dan la bienvenida a cualquier iniciativa que contribuya a mejorar el sector de la seguridad privada, más si cabe si viene de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado (FCSE), que son quienes tienen información de primera mano y trabajan en el lugar". La alto cargo ha reiterado que Acaes apuesta "por la colaboración con la policía a todos los niveles, y también por la público-privada". Según Aisa, "si remamos todos juntos, haremos una sociedad más segura".