Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un equipo de la Guardia Civil para la lucha contra la ciberdelincuencia / EUROPA PRESS

La Guardia Civil detiene en Barcelona a un estafador que se hacía pasar por técnico de Microsoft

El arrestado solicitaba el control remoto del ordenador de las víctimas para realizar transferencias y compras fraudulentas

4 min

El Equipo de Delitos Tecnológicos (EDITE) de la Comandancia de la Guardia Civil de Cáceres ha llevado a cabo dos operaciones contra la ciberdelincuencia que se han saldado con la detención de dos personas en Barcelona. 

La primera operación, bautizada como 'Pukino', se inició en 2019 tras una denuncia interpuesta en Cáceres. La víctima explicó ante los agentes del instituto armado que había sido objeto de una estafa tras contratar un crédito personal a través de un enlace que le habían enviado por una red social.

Cedió sus datos personales

El afectado relató que un prestamista contactó con él vía online y le fue solicitando diversos documentos personales, que él aportó. Estos datos fueron utilizados en páginas web de productos electrónicos para financiar compras de dispositivos de alta gama como ordenadores y teléfonos móviles por valor de 3.000 euros. 

Tras dos años de investigación, la Guardia Civil constató que el mismo grupo criminal había estafado, siguiendo el mismo modus operandi, a varias personas. Por estos hechos ha sido detenido un hombre en Sant Andreu de la Barca (Barcelona) como presunto autor de un delito de estafa y otro de usurpación de estado civil.

El falso técnico de Microsoft

También en Cáceres, los agentes recibieron otra denuncia por un supuesto delito de receptación, después de que la víctima explicara que se habían comprado móviles de alta gama de manera fraudulenta utilizando su identidad.

Esta segunda operación, que fue bautizada como “Korma”, comenzó en 2020.  En este caso, un supuesto trabajador de Microsoft se puso en contacto con la víctima vía telefónica y le informó sobre un “ataque de hackers”, que estarían intentando acceder a sus cuentas bancarias. El afectado aportó sus datos personales al presunto trabajador para que éste solucionara el problema y lo autorizó para coger el control remoto de su ordenador. Poco después descubrió que el presunto técnico era en realidad un estafador y que había realizado dos transferencias fraudulentas desde su cuenta bancaria a otra cuenta desconocida por valor de más de 5.000 euros.

Un botín de 10.000 euros

El Equipo de Delitos Tecnológicos de la Guardia Civil de Cáceres constató durante la investigación que el titular de la cuenta, un varón de origen pakistaní afincado en Barcelona, había estafado a otra persona.

Tras averiguar la identidad del presunto responsable se precedió a su localización y detención, también en Sant Andreu de la Barca. Este segundo arrestado está acusado de un delito de estafa y otro de usurpación de estado civil, por unos hechos con los que habría logrado obtener de forma ilícita más de 10.000 euros.