Menú Buscar
Imagen de la Guardia Civil / CG

Una guardia civil pierde su destino al denunciar irregularidades

La sargento primero del Seprona espera que el caso llegue al Congreso mientras está de baja psicológica

1 min

La sargento primero del Seprona, María Serrano, perdió su destino en Sevilla por denunciar las irregularidades que cometía uno de sus subordinados. Ahora, vive con una baja psicológica, una situación de acoso en los tribunales militares. Tras varias investigaciones, el caso llega este lunes al Congreso.

El pasado febrero, el juzgado militar dio carpetazo a la denuncia que interpuso en 2015 contra el coronel Fernando Mora, jefe de la Comandancia de Sevilla, por trato humillante y vejatorio, abuso de autoridad, deslealtad e incumplimiento de deberes inherentes al cargo.

Los hechos investigados se centran en una discusión en el mismo despacho del coronel. Serrano acudió para que interviniera en los problemas que había en su grupo. Al parecer, un cabo y un agente se habían visto envueltos en varias denuncias e investigaciones desde 2012.