Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jóvenes golpean un coche de los Mossos en Llinars del Vallès / TV3

Un grupo de jóvenes en un botellón echa a patadas a los Mossos en Llinars

La policía logra desalojar la concentración y establece más de 50 sanciones, con botellones en distintos puntos del territorio

2 min

Grupos de jóvenes siguen desafiando a los Mossos d’Esquadra con botellones y concentraciones de coches. El último incidente se ha producido en un polígono en Llinars del Vallès, la pasada noche, cuando centenares de personas celebraban un botellón. La policía autonómica tuvo que salir tras las protestas de los jóvenes, que golpearon el coche patrulla a patadas, y se abalanzaron contra los agentes. Más tarde, con una orden pública en la mano, los Mossos desalojaron a los concentrados y colocaron más de 50 sanciones.

Los agentes trabajan en la identificación de los que golpearon el coche, estimulados por los compañeros de botellón. La intervención fue constante, porque, poco después, regresaron alertados por llamadas que señalaban que se había producido una especie de carrera con conductores derrapando sus coches, una práctica que se repite en otros emplazamientos, donde se mezclan los botellones con juegos de derrape de coches. Y es que los Mossos también desalojaron una concentración de coches trucados en Rubí.

Concentraciones en Barcelona

En Barcelona también se registraron incidentes, con concentraciones en la plaza Terenci Moix, donde los desalojados dejaron una pintada en señal de protesta por la actuación policial. También se celebraron botellones en la playa de Somorrostro y en la plaza de Sant Miquel.

joves arc 1
Concentraciones en Arc de Triomf / TV3

Este sábado coincidió con el Pride Barcelona. El final de la marcha se produjo con el inicio del macrobotellón en el Arc de Triomf, que se desarrolló sin incidentes, aunque los agentes llegaron a disolver concentraciones muy numerosas.

 

Todos esos incidentes han llevado a empresarios y trabajadores del sector de la restauración de Barcelona a incrementar sus protestas. Se considera que el cierre de los locales provoca a las doce y media de la noche provoca esos botellones, que pueden ser más contagiosos por las grandes concentraciones que se producen.