Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un chat de la app de Grindr / CG

Grindr, tras la detención del asesino en serie de Bilbao: "Cuidado"

La 'app' líder de contactos entre hombres rompe su silencio después de las cuatro muertes y dos intentos de homicidio de la comunidad LGTBI en España

Ignasi Jorro / Víctor Recacha
6 min

Grindr ha roto su silencio tras el escalofriante caso del presunto asesino en serie de hombres gay en Bilbao, que se ha saldado con cuatro muertes sospechosas y otros dos intentos de homicidio, según la Ertzaintza. La app líder de contactos entre hombres y transexuales, una de las que usó el supuesto homicida múltiple (detenido tras entregarse este jueves), ha emplazado a "tener cuidado" cuando se usa la plataforma de citas. 

Lo ha dicho Grindr a preguntas de Crónica Global, que ha inquirido a la tecnológica con sede en Los Ángeles (Estados Unidos) sobre las muertes en cadena en la ciudad española. La enseña ha contestado recordando que la app "emplaza a actuar con cautela cuando se interactúa con personas que no se conocen".

"Denuncien a la policía"

Según la empresa tras el programa líder en contactos, todo comportamiento inapropiado o ilegal "debe ser comunicado por la plataforma, por el correo help@grindr.com". Asimismo, los posibles delitos deben comunicarse "a la policía", con quien Grindr "trabaja como se espera". 

En cualquier caso, la firma recuerda que dispone de una guía de seguridad on line, consultable en este enlace, y una versión más reducida en forma de trucos para ligar con seguridad, en este otro

El icono de la app de Grindr / CG
El icono de la app de Grindr / CG

Indefensión ante grupos organizados

Grindr y las aplicaciones de citas son un "facilitante" para "tener contacto con gente LGTBI", pero "incorporan este elemento de riesgo que no sabes con quén te encuentras", apunta Jordi Samsó, presidente del Casal Lambda. Una situación que "aprovechan grupos organizados y personas sin buenas intenciones", advierte. Según el activista, "que a alguien le puedan asesinar es otro extremo", pero "la desprotección está ahí" y "la fragilidad y el desamparo continúan existiendo" a través de episodios de robos, violaciones y todo tipos de agresiones que se han vivido en los últimos años, también en Barcelona.

Para evitarlo, aconseja tomar "medidas" y "protecciones" como "quedar en un sitio público" y "dar la dirección, teléfono, adónde vas y con quién quedas" a alguien de confianza. Sin embargo, admite que es difícil porque "no todo el mundo ha salido del armario": los usuarios de Grindr que ocultan su orientación sexual "tendrán más desprotección", también ante la extorsión de datos sensibles.

Un chat de la app de Grindr / CG
Un chat de la app de Grindr / CG

'Burundanga'

De hecho, los delitos por vía de las apps de contacto no son nuevos, tampoco en Barcelona. Lo cuentan fuentes de la comunidad LGTBI, que recuerdan que dos años atrás llegó a circular un fotomontaje con rostros de diversos perfiles de Grindr que quedaban con las víctimas y les robaban con el método de la sumisión química

"Fue una suerte de organización de usuarios, que tomaron cartas en el asunto tras varios robos. Se pasó una cadena de Whatsapp con caras de gente con la que no se debía quedar", agregan las mismas fuentes. En efecto, Mossos d'Esquadra ha confirmado esta semana que las plataformas de dating generan en Cataluña actuaciones policiales por robos y similares, aunque no por homicidios, como en Bilbao

Cuando Barcelona temió a Grindr

El caso del asesino en serie de Grindr ha reavivado los temores alrededor de las apps de citas y devuelve a la memoria otros episodios de violencia como el que vivió un usuario de la aplicación en 2018, cuando acudió a un encuentro a ciegas en un piso de Barcelona y fue amenazado con un cúter, violado, grabado y robado. En 2020, otra cita concertada en la ciudad a través de la app terminó en sumisión química y saqueo.

Sin embargo, la desprotección de la comunidad LGTBI ante este tipo de crímenes se remonta mucho más atrás, como muestra la película A la caza de Al Pacino. Samsó recuerda que, antes de la aparición de las aplicaciones, ya existía "desprotección" y "muchísimos robos" en lugares de ambiente, puntos de encuentro, espacios de cruising y cuartos oscuros, hasta el punto de que en locales como la antigua sala Martins, en los Jardinets de Gràcia, un cartel pedía ir con cuidado con las carteras. Lo mismo que valió entonces puede aplicarse ahora: extremar las precauciones para evitar sorpresas.