Menú Buscar
Antonio Granados, portavo del Sindicato Unificado de Policías (SUP) en Cataluña / CG

Antonio Granados (SUP): "Millo nos ha prometido mucho y no ha cumplido"

El sindicato mayoritario de policías nacionales alerta de que algunos agentes en Cataluña "tienen que compartir piso como Erasmus"

7 min

Antonio Granados es portavoz del Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Cataluña. El Cuerpo Nacional de Policía (CNP) ha estado en la diana en las últimas semanas por las dificultades de la delegación del Gobierno en la región y el Ministerio del Interior para solucionar las colas de pasaportes en el aeropuerto de El Prat. ¿Qué ocurrió?

-Pregunta. ¿Qué ocurre en Cataluña con la Policía Nacional?

-Respuesta. Que sufre un olvido histórico. Entendemos que ha habido una crisis económica y que no se han generado las plazas de policía necesarias. Lo que se ha hecho es paupérrimo.

-Han salido menos plazas.

-Ni las justas para cubrir todos los servicios.

-¿Cómo lo paga el colectivo?

-De diversas maneras. Un indicador es la presión que sufren los agentes. Se debería ver el número de suicidios que ocurren en el cuerpo.

-¿Cuándo empezó el problema?

-Es un tema casi endémico. Por la situación sociopolítica de Cataluña, sólo los policías de aquí quieren trabajar en la región. Los de fuera vienen, están dos años y se van. Además, está el nivel de vida.

-¿El repunte del precio de los alquileres?

-Por ejemplo. No es lo mismo vivir aquí que hacerlo en Vigo (Galicia) o Jerez de la Frontera (Andalucía).

-¿En qué parte del cuerpo se concentran los problemas?

-Los nuevos graduados vienen con un traslado forzoso, si se le puede llamar así. Después están los agentes que han pasado una oposición, unas prácticas y una formación bastante completa. Estos profesionales, ¿tienen que compartir piso?

-¿Los policías del CNP comparten piso?

-A menudo sí, como si fueran estudiantes o Erasmus. Y lo hacen con sus familias.

-¿Hay una red de ayuda entre compañeros?

-Claro. Se facilita ayuda a los nuevos agentes para que cuando lleguen aquí no se encuentren desamparados. Planos de Metro o de Renfe. Lo debería hacer la Dirección General de Policía. Recursos humanos y demás. Pero, no, se encuentran con desamparo.

-La situación económica está mejorando. ¿Cómo les afecta?

-Sí, es mejor. Quizá es el momento de poner en valor al CNP en Cataluña. No puede ser que un Mosso d'Esquadra o un Ertzaintza cobren más de 2.000 euros y que un policía nacional se lleve poco más de 1.400. ¡Vamos a unificar criterios y a trabajar en igualdad!

-Los filtros de pasaportes de El Prat han colapsado estos días. ¿Qué otros efectos tiene el déficit de agentes en Cataluña?

-Otros que el ciudadano no ve. Son grupos de investigación con pesquisas que están en curso.

-¿Investigaciones sensibles?

-Sí. De terrorismo, tráfico de drogas o trata de blancas. Se extrae a gente de estas brigadas y se la pone en seguridad estática para edificios policiales o filtros. O custodia de detenidos. Todo por falta de agentes. El trabajo de investigación, pues, no se hace con la debida diligencia.

-¿Hay riesgo para la seguridad ciudadana?

-Hay cierta inseguridad ciudadana por este motivo, sí.

-¿De quién es la responsabilidad?

-Del Ministerio del Interior. A los nuevos agentes les destinan a un puesto sin saber lo que encontrarán allí. Así que acuden a los compañeros.

-¿Qué culpa tiene en todo ello Enric Millo, delegado del Gobierno en Cataluña?

-Tiene la responsabilidad de saber lo que pasa y poner las soluciones necesarias para la policía y la ciudadanía.

-¿Millo sabe lo que ocurre?

-Hombre, si sabe que los policías nacionales no quieren venir aquí o huyen despavoridos, quizá debería tomar cartas en el asunto. Algunos altos cargos no deberían plegar a las tres de la tarde y trabajar como un agente del CNP, hasta altas horas de la madrugada.

-De momento no han dado con la solución.

-Lo que han hecho es paliar. No han puesto medidas definitivas. En un medio, Millo se comprometió a incentivar con un plus. Pero no sabemos ni la cuantía, ni cómo ni cuándo llegará. Nosotros pedimos un plus como el del País Vasco o Navarra.

-¿Se creen las promesas?

-Los sindicatos hemos visto promesas como estas durante mucho tiempo. Nunca se han visto cumplidas.

-Le preocupa la fuga de otros 60 agentes en Cataluña?

-Lo de la semana próxima va así: una promoción de agentes tenía previsto graduarse en la Academia de Ávila. En un principio, 18 de ellos estaba destinado a El Prat. Finalmente, toda la promoción, unos 44, vendrán al aeropuerto de Barcelona.

-La medida, ¿será eficaz?

-Se paliará en parte. Pero ojo: también se van otros cuarenta del aeropuerto por el concurso de méritos.

-Llegamos al verano. ¿La renovación de DNI y pasaportes están en riesgo?

-Es que ya está atascado el sistema. Con la nueva ley de la policía nacional se puede obligar a los agentes a hacer documentos nacionales de identidad. Estamos con lo mismo: sacan a agentes de grupos de investigación para renovación de documentos.

-No parece una medida muy planificada.

-Es un parcheado, una improvisación. Los policías tenemos un cometido: la seguridad ciudadana. No deberíamos hacer DNI a no ser que sea voluntario.

-Si un catalán se va de viaje, ¿puede renovar su DNI telemáticamente?

-Sí, pero no hay dinero para hacerlo. Podría haber quioscos automáticos en los que el ciudadano recogiera su nuevo DNI tramitado por internet. Pero no se hace por falta de inversión. Y los ciudadanos acaban pagando las pobres decisiones de los políticos.