Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los Mossos d'Esquadra, apuntando al okupa con un fusil de asalto / BCNLegendz

[VÍDEO] Así han sacado a los mossos a un okupa con una granada

La policía ha apuntado con armas y fusiles de asalto a los allanadores para detenerlos: el artefacto explosivo no contenía carga

3 min

Es el momento en el que los mossos d'esquadra han neutralizado la amenaza de dos okupas de Barcelona que se defendían con una granada real. La policía catalana ha apuntado a los allanadores con sus armas reglamentarias y los fusiles de asalto HK G36C para evitar que estos detonaran el artefacto. Era una arma que, a la postre, no contenía carga explosiva.

 

 

Momento en el que los mossos han actuado contra los okupas con una granada / BCNLEGENDZ

Las imágenes las ha compartido el canal BCN Legendz horas después de que los agentes desalojaran a dos hermanos que habían tomado a la fuerza un inmueble en la calle Tenor Masini de la Ciudad Condal. El cuerpo autonómico de seguridad ha llegado sobre las nueve de la mañana a la vía para ejecutar el desahucio.

El operativo, no obstante, ha tenido que ser detenido cuando un vecino ha alertado a los funcionarios de que uno de los okupas blandía una granada de mano por la ventana y amenazaba con hacerla estallar, tal y como ha avanzado El Periódico. Ello ha obligado a desplegar a los Tedax de los Mossos.

Armas automáticas

Los artificieros han intervenido y han convencido al individuo que tenía la granada de que se entregara. Los okupas han desistido, y los policías han detenido al que había amenazado con detonar el artefacto.

Okupas Sants
El Grup d'Habitatge de Sants ha informado de la actuación policial / TWITTER

Los dos allanadores no eran una familia vulnerable, sino dos hermanos que sumaban 23 antecedentes policiales por robos violentos en establecimientos comerciales.

Desalojados

Pese a su extensa carrera delictiva, los dos intrusos no habían despertado las sospechas del vecindario hasta ayer miércoles, 15 de septiembre.

Hoy, durante el desalojo de la vivienda en la que se han atrincherado, los residentes sí han sufrido las consecuencias de convivir con okupas, pues la amenaza de la granada de mano, que finalmente no era tal, ha obligado a desalojar las casas contiguas de forma preventiva.