Menú Buscar
Imagen tomada tras la denuncia de dos cazadores que pretendían repoblar una zona de conejos en Lleida / GOVERN

El Govern amplía medidas para luchar contra la plaga de conejos en Lleida

Tras la activación del plan piloto de prevención y mitigación se ha reducido un 37% del censo en el Segrià y un 30% en La Noguera

14.11.2018 21:12 h.
4 min

La Consejería de Agricultura ha anunciado este miércoles ampliar las medidas para luchar contra la plaga de conejos en la comarca de Segrià. Además de esta zona de Lleida, el plan se extenderá a toda la provincia. Tanto las cacerías nocturnas como la prohibición de cazar depredadores de esta especie como los zorros estarán perseguidas próximamente en esta zona.

Según el director de los Servicios Territoriales de la Consejería de Lleida, Ferran de Noguera, el plan piloto de prevención ha conseguido reducir el censo de estos animales en un 37% en el Segrià y en un 30% en La Noguera.

Plan Piloto 

El plan piloto se enmarca en el Plan de prevención de daños que contempla medidas y acciones con el objetivo de establecer un marco legal, administrativo y operativo para hacer frente a los elevados niveles poblacionales de algunas especies cinegéticas.

Ferran de Noguera explicó que este Plan piloto afecta a más de 6.000 hectáreas de las localidades de Torrefarrera, Alpicat, Rosselló, Lleida, Almacelles y Alguaire.

Tercera reunión

Ferran de Noguera ha presidido la tercera reunión de la Comisión técnica encargada de hacer el seguimiento de este plan piloto de prevención. Según ha declarado está “moderadamente satisfecho”. "Vamos por el buen camino, hemos bajado de una densidad de 138 ejemplares por kilómetro cuadrado a 86, pero la población de conejo sigue siendo muy alta".

Conejos matados en cacerías nocturnas para evitar daños en los cultivos (Cuerpo de Agentes Rurales)

Conejos matados en cacerías nocturnas para evitar daños en los cultivos (Cuerpo de Agentes Rurales)

El director ha explicado que según lo que marca la legislación la emergencia cinegética es de 50. Según apunta Agricultura para controlar estos niveles, está previsto elaborar un censo de invierno antes de marzo del próximo año para hacer el seguimiento. Además, si no se consigue mitigar la situación, se convocará al Consejo Territorial de Caza de Lleida para implementar medidas efectivas.

Problema permanente

Cazadores y agricultores se han unido a la lucha contra la propagación de este mamífero. Hasta ahora han logrado disminuir la densidad de población ya que han implantado medidas de protección de los cultivos a través de la colocación de protectores en los frutales. Sin embargo, la Consejería de Agricultura autorizaba también otras acciones puntuales. El pasado mayo un cazador de Alcoletge fue autorizado a colocar jaulas en el aeropuerto de Lleida-Alguaire para combatir la plaga de conejos en la zona.

Aún así, este plan también ha contado con resistencias. El pasado julio el Grupo Especial de Venenos y Antifurtivismo (GEVA) de los Agentes Rurales denunció a dos cazadores por repoblar conejos sin autorización. Estas personas actuaron dentro de un área privada de caza en Torà (Lleida). Según informó Agricultura los denunciados habían liberado los conejos en unas instalaciones para posteriormente facilitar su adaptación.