Menú Buscar
El senador de Compromís, Carles Mulet, que preguntó al Gobierno qué protocolo aplicaría ante un apocalipsis zombi / EP

Así afrontaría el Gobierno un apocalipsis zombi

El Ejecutivo informa de que no hay un protocolo específico ante una situación similar, ya que, entendida como el fin del mundo, “poco se puede hacer”

2 min

El Gobierno no está preparado para afrontar un apocalipsis zombi. No existe ningún protocolo encarado a superar una situación similar, ya que el Ejecutivo duda de que los zombis puedan llegar a provocar el apocalipsis, “por muchos que sean”. Además, añade la irónica respuesta a una pregunta del senador de Compromís Carles Mulet, “poco se puede hacer llegado” el fin del mundo.

El irónico texto es la reacción del Gobierno a la acusación de “poca calidad” de las respuestas escritas a la oposición en el Senado de Mulet, quien, también en tono irónico, decidió preguntar por los planes previstos ante un posible apocalipsis zombi. El Ejecutivo recuerda que no existe un protocolo concreto pero sí planes de emergencia de Protección Civil y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

“Atontados y autómatas”

Para dar respuesta a la interpelación del senador de Compromís, el Gobierno busca en el diccionario de la RAE los significados de apocalipsis y zombis . Es ante la acepción de “fin del mundo” de la primera que considera que no vale la pena crear un protocolo porque “poco se puede hacer”.

La segunda definición es más complicada. El Gobierno no se cree que puedan existir “personas que se suponen muertas y reanimadas por arte de brujería con el fin de dominar su voluntad”. La posibilidad alternativa que ofrece la RAE, “atontado, que se comporta como un autómata”, tampoco convence al Ejecutivo, que duda que un grupo de “atontados” pudiera llegar a protagonizar una situación de apocalipsis “por muchos que sean”.

Mulet no ha quedado satisfecho con la respuesta a su pregunta y ha asegurado que se puede interpretar de ella que el propio Gobierno “es en sí un apocalipsis zombi, una catástrofe humana provocada por atontados o personas autómatas”.