Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Sala de fitness de uno de los gimnasios del Grupo DiR / DiR

Control de temperaturas y reservas para entrenar, así es la nueva normalidad de los gimnasios

Los centros deportivos modifican sus instalaciones para adaptar la forma de hacer ejercicio a la situación actual

Felipe Valenzuela
3 min

A medida que toda España se acomoda a la nueva normalidad, los gimnasios también se ajustan a las limitaciones impuestas por el paso del SARS-CoV-2. Ahora, con el fin del estado de alarma, estos negocios deben recuperar a sus clientes con un 50% de aforo después de tres meses con las persianas bajadas.

Para evitar una posible propagación del virus, los espacios requieren a sus usuarios distancia de dos metros, establecen controles de temperatura en la entrada y es necesaria una reserva previa para acceder a sus instalaciones, entre otras nuevas exigencias.

Prohibido a grupos de riesgo

En algunos centros, los clientes se deberán acostumbrar a consultar el aforo cada vez que quieren acceder a los centros. Los Gimnasios Dir por ejemplo, es uno de los que han dispuesto pantallas en las entradas para indicar el número de personas que hay en cada sala.

Además, esta misma cadena de gimnasios es de las pocas en Cataluña que han reabierto sus puertas con controles de temperaturas, además de limitar el acceso solo a personas que no formen parte de grupos de riesgo (mayores de 60 años, embarazadas, personas con hipertensión arterial y diabéticos, entre otros).

Duchas y vestuarios cerrados

Por otra parte, los gimnasios VivaGym, con centros abiertos en varios puntos del país, han cerrado las duchas y limitado el uso de vestuarios solo a guardar las pertenencias de sus usuarios, una medida que también han adoptado en Dir.

El cierre de las fuentes de agua también es una de las precauciones adoptadas, ya que varios gimnasios como Holmes Place han decidido suspender este servicio por motivos de higiene. De esta manera, les piden a sus clientes que traigan botellas de casa o que compren en las máquinas expendedoras, eso sí, siempre con tarjeta.

Reservas para entrenar

Gran parte de los gimnasios han reducido su aforo a la mitad para evitar agrupar tantas personas en espacios cerrados. Por ello, algunos ofrecen la posibilidad de reservar su acceso al centro para organizar mejor el paso de sus clientes.

VivaGym es uno de los centros que han habilitado esta opción en su página web, además de mostrar cuántas personas hay en cada momento.

Las clases online se quedan

Una de las novedades que trajo el encierro doméstico fueron las clases online. Varios gimnasios se adaptaron al mundo de las redes sociales e impulsaron clases para sus seguidores, con el objetivo de compensar el cierre de las instalaciones.

Dir ha sido uno de los que mantendrán este mecanismo de clases, al menos de momento, y por 3 euros al mes. De momento, habrá que esperar para saber por cuánto tiempo se deberán mantener estas normas y si serán suficiente para que este sector recupere su actividad económica.