Menú Buscar
El millonario y filántropo George Soros y dos agentes de los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana de Barcelona / FOTOMONTAJE CG

George Soros paga una polémica campaña contra la policía en Barcelona

La Open Society Foundation, fundada por el magnate, costea la iniciativa 'Parad de pararme' contra las identificaciones en la calle

10.01.2019 00:00 h.
7 min

Georges Soros salta a la política catalana. El magnate y filántropo de origen húngaro costea la iniciativa Parad de pararme, que lucha contra las identificaciones policiales por motivo de etnia en la calle en Barcelona.

El proyecto, coordinado por Sos Racismo, busca según una portavoz que "no se pare por la calle a la gente por motivo de su etnia, religión o apariencia cultural". Arrancó en 2016 pero llegó a su cénit el año pasado --cuando se editó una guía de respuesta [leer aquí] a las identificaciones policiales-- y este ejercicio, con los resultados de un estudio "devastadores" para algunos cuerpos policiales, que se presentará el próximo 20 de febrero, según ha explicado la oenegé antirracista. ¿Qué persigue? "Desnormalizar las identificaciones por motivo étnico. Que las personas que las sufran denuncien por la vía administrativa. Visibilizar el problema a nivel público, igual que la sociedad acabó conociendo muy ampliamente qué son los CIE. Y, por último, cambiar las rutinas de las fuerzas y cuerpos de seguridad", ha enumerado la misma fuente.

"Paran a gente hasta 30 veces en un mes"

Según Sos Racismo, los cuerpos de seguridad "no tienen la obligación de reportar las identificaciones en la calle, como sí ocurre con las detenciones". Ello, siempre según la versión de la asociación civil, daría lugar a cierto margen de impunidad. "Si identifican a alguien 30 veces en un mes por la calle, tiene que constar. El porqué de la intervención, para ver si estaba justificada, tal y como ocurre en países como Reino Unido", ha indicado la portavocía de prensa.

Intervención de la Guardia Urbana contra un mercadillo de manteros en Barcelona / LDTV

Intervención de la Guardia Urbana contra un mercadillo de manteros en Barcelona / LDTV

¿No obstaculizará ello la labor policial? "De ningún modo. La policía tiene que ser consciente que el espacio público es de todas y de todos, y que la seguridad es un bien preciado común. Identificar masivamente a un colectivo, tal y como determinará nuestro estudio que presentaremos en febrero, va en contra de esa idea: crea inseguridad". Sos Racismo quiere responder de forma anticipada a las críticas policiales y defiende que "busca optimizar la labor policial, aumentando su efectividad: que haya más delitos evitados con menos identificaciones". Con lo que respecta al papel de la Open Society Foundation de Soros, la oenegé admite que "solo costea la campaña", mientras que la misma la coordina la entidad con la participación de una treintena de entidades del colectivo migrante o gitano, entre muchos otros.

"Envía un mensaje erróneo a la ciudadanía"

Mucho más crítica es la versión del sindicato CSIF, el más representativo en la Administración. Su portavoz de este sector en Cataluña, Eugenio Zambrano, lamenta que la campaña Parad de pararme "envíe un mensaje erróneo a la ciudadanía". Dicha información sería que la policía para e identifica a ciudadanos por su color de piel o etnia, "cuando ello es totalmente falso. Se realizan dichas actuaciones cuando hay motivos indiciarios de un delito, sospechas o una investigación en curso". Lamenta CSIF que un lobi como la Open Society de Soros esté detrás de una iniciativa "que pondrá trabas a la labor policial".

Ha continuado Zambrano explicando que cuando una patrulla entra en un distrito "conflictivo", como puede ser el de Ciutat Vella de Barcelona, "ya se tiene muy en cuenta el tejido vecinal y ciudadano" y que por ello no se realizan identificaciones masivas. "Se trata de localizar a los individuos que pudieran haber cometido o estuvieran en trámite de cometer un ilícito penal, y en ese terreno, la etnia, religión, creencia o cultura no juegan papel alguno". Según el también representante de la Guardia Urbana en el Ayuntamiento de Barcelona, la campaña Parad de pararme "no se ajusta a la realidad", ya que la labor policial "consta de identificar a ciudadanos cuando la pericia policial del o la agente indican que éste o ésta pudiera haber incumplido el Código Penal o una ordenanza".

Sede en Barcelona

Cabe recordar que una rama de la Open Society, la fundación global fundada por el millonario estadounidense George Soros, abrió sede en Barcelona en marzo de 2018, tal y como avanzó El País. De este modo, se estableció en la Ciudad Condal la asociación benéfica transnacional más importante del globo después de la que comandan Bill y Melinda Gates, con un capital estimado de unos 1.000 millones de dólares, unos 876 millones de euros al cambio. La pata barcelonesa del brazo filantrópico del magnate --cuya fortuna se calcula en 26.000 millones de euros-- no es sin embargo la primera incursión de Soros en el país. 

Imagen de la sede de la Open Society de George Soros en Barcelona / CG

Imagen de la sede de la Open Society de George Soros en Barcelona / CG

Algunos foros especularon con el hecho de que el también especulador jugó un papel en el órdago independentista en Cataluña en 2017, aunque nunca se pudo probar la relación. Sí son hechos probados que Jordi Vaquer es el hombre de Soros en materia de campañas solidarias en España, y que según los últimos datos disponibles la Open Society participó en una treintena de proyectos en 2017 o los financió, por un valor total de 1,38 millones de euros. Fue un pequeño esfuerzo para un vehículo solidario que cuenta con 1.800 empleados por todo el globo y presencia en 35 países.