Menú Buscar
Vigilantes de Elite Control, la empresa sancionada por desalojar la casa 'okupa' de Barcelona / CG

La Generalitat expedienta a una empresa por desalojar una casa okupa

Élite Control Grup se enfrenta a una sanción de hasta 600.000 euros por vaciar el inmueble tomado La Benaventurada de Barcelona

04.05.2018 00:00 h.
3 min

La Generalitat de Cataluña ha expedientado a una empresa de servicios por el desalojo de una casa okupa en 2016. Élite Control Grup se enfrenta a una sanción de hasta 600.000 euros por vaciar La Benaventurada, un inmueble que había sido tomado por Arran en el distrito barcelonés de Les Corts.

Según la resolución de la Dirección General de Administración de Seguridad a la que ha accedido este medio, Élite Control, una empresa de porteros de discoteca, "prestó un servicio de vigilancia y protección aunque no había obtenido la correspondiente autorización administrativa ni constaba como inscrita como empresa de seguridad privada". Ello podría suponer una posible infracción "muy grave" de la ley de seguridad privada. Dicha vulneración se castiga con multas de hasta 600.000 euros.

"Fue una actuación puntual"

Preguntado por la cuestión, un portavoz de Élite Control ha indicado que la actuación para vaciar La Benaventurada, una casa okupa que Arran tomó en la calle Benavent del distrito de Les Corts en 2016, fue "puntual y a petición de un cliente". Según la misma fuente, la mercantil "no se dedica a estas labores", aunque colaboró en el desalojo. "Tras ello se dio cuenta a los Mossos d'Esquadra y el tema quedó ahí", ha agregado el representante.

¿Ha recibido la empresa alguna notificación? "No consta. Por nuestra parte, el tema fue una actuación de control de acceso que quedó ahí. No es nuestra especialidad y no nos dedicamos a ello", ha añadido la misma voz.

"Intrusismo"

Para ADN Sindical, la agrupación que instó al Departamento de Interior a investigar los hechos, lo ocurrido en La Benaventurada supone "un claro caso de intrusismo". La parte social lamenta también que la consejería "haya tardado dos años en iniciar un expediente sancionador" contra la empresa de servicios. "No estaba facultada para hacer tareas de control de acceso y sin embargo las hizo", ha concluido un portavoz.

En pleno debate sobre las empresas de desalojos exprés en España, cabe recordar que el caso del edificio tomado en Barcelona fue uno de los ejemplos de este debate. El dueño decidió retomar su propiedad de madrugada con la ayuda de trabajadores de Élite Control. Sus ocupantes, y el ayuntamiento, denunciaron un desalojo ilegal. Ahora Interior ha abierto expediente contra la firma que participó en la actuación, que acabó con empujones y tensión durante algunas horas, ya que Arran trató de entrar de nuevo en el inmueble tras su tapiado.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información