Menú Buscar
Imagen del parque de aguas Antoni Santiburcio, inaugurado por el Ayuntamiento el 19 de agosto / CG

Barcelona cierra por gastroenteritis un parque que abrió hace 15 días

El gobierno municipal precinta la zona de aguas Antoni Santiburcio, que inauguró la concejal Laia Ortiz a bombo y platillo, tras registrarse 12 afectaciones gástricas

3 min

Barcelona cierra por gastroenteritis un parque que abrió hace exactamente 18 días. El gobierno municipal de Barcelona en Comú (BComú) ha precintado la zona de aguas Antoni Santiburcio, que inauguró la alcaldesa accidental, Laia Ortiz, el pasado 13 de agosto. Ahora lo ha tenido que cerrar tras 12 "afectaciones gástricas".

Según informó ayer el Ayuntamiento de Barcelona, ha ordenado clausurar las fuentes, situadas en los antiguos cuarteles de Sant Andreu, tras haberse registrado un brote de gastroenteritis en niños que jugaban en la zona. Los pequeños han sufrido afectaciones gástricas leves y, en algunos casos, erupciones cutáneas. La alerta la dieron algunos padres en las redes sociales. Ello provocó la intervención de la Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPC), que ya investiga si las aguas del parque fueron la causa.

BCasa: responsable

El consistorio ha confirmado que el agua que sale de los surtidores del parque es potable, ya que proviene de la red de abastecimiento urbano. Ello quiere decir que la responsable es Barcelona Cicle de l'Aigua SA (BCasa), la sociedad municipal creada por el Ayuntamiento para gestionar la distribución de agua en la ciudad.

La supuesta chapuza de la empresa pública, que dirigen los concejales Eloi Badia y Mercedes Vidal, no es la primera que mancilla la buena gestión de este ente pagado por la ciudadanía. Antes, la empresa ya estuvo en el foco público por sus costosos estudios sobre cómo remunicipalizar el agua, en los que inyectó diversas partidas presupuestarias. No menos polémico fue el nombramiento a dedo de Llorenç Alerm, director de BCasa y el hombre que debía pilotar un proceso que acabó en nada.

3,2 millones y 12.000 metros cuadrados

Cabe recordar que el parque d'Antoni Santiburcio, su nombre oficial, se enmarca en la primera fase de la reurbanización de los Cuarteles de Sant Andreu, una intervención que fue posible tras el convenio firmado en diciembre de 2015 por el Ayuntamiento de Barcelona y el Consorci de la Zona Franca, propietario del espacio. El lugar de recreo, la primera zona pública de aguas en Barcelona con 13 canales y 234 surtidores, tiene unos 12.000 metros cuadrados y ha costado unos 3,2 millones de euros al erario público.

La segunda parte de la intervención en la zona verde costará otros 2,5 millones de euros y acabará con la urbanización de 22.000 metros cuadrados íntegramente de zona verde, la mayor del distrito de Sant Andreu.