Menú Buscar
Imagen de archivo de una gasolinera, saber donde / EFE

Saber dónde repostar supone un ahorro de 240 euros anuales

Un estudio realizado por la OCU concluye las diferencias entre comunidades autónomas, gasolineras y carburantes para mejorar en el ahorro

10.05.2018 10:03 h.
6 min

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha realizado un estudio entre más de 9.700 estaciones de servicio y 1,6 millones de precios distintos para conocer cuáles son las gasolineras que ofrecen un precio más económico. La organización ha estudiado todas las empresas presentes en el país y ha calculado la media de precios por comunidades autónomas. 

Además, ha comparado los precios a otro estudio realizado en 2012, y constatan, que lo precios han subido considerablemente desde entonces.

Más gasolineras

En 2013 se cambió la ley de instalación de nuevas gasolineras, por lo que desde entonces la tipología de estas estaciones es muy variada. El consumidor sale beneficiado porque tiene un abanico más amplio de elección, especialmente gracias a las gasolineras low-cost y las presentes en los supermercados. 

La diferencia entre el precio final del carburante viene dada por la provincia en que la gasolinera esté ubicada. Se conoce popularmente como el "céntimo santiario", que es el impuesto autónomico de Hidrocarburos y en cada autonomía se aplica una cuantía distinta. Las comunidades sin este impuesto tienen unos precios más bajos, ya que solo aplican el IVA al precio final. 

Asturias, la más cara

El estudio concluye que en Asturias, Islas Baleares y algunas provicinas de Castilla-La Mancha tienen unos precios de mercado superiores al resto de provincias. Este incremento también viene dado por las empresas que operan en el territorio. En aquellos lugares donde dominan el mercado las grandes compañías como Repsol, Campsa, Petronor, Cepsa y BP, su índice tiende a ser mayor. Por el contrario, aquellas que cuentan con gasolineras low cost desatendidas, de supermercado o independientes, cuentan con un índice de precios más bajo.

Lugo, Orense y Pontevedra son provincias con importante presencia de gasolineras que pertenecen a los tres principales operadores y, además, en ellas se aplica el tramo autonómico del impuesto de hidrocarburos en su integridad. Por eso, junto con La Coruña, obtienen los índices más altos de precios del país.

En general, las provincias gallegas, Asturias, Islas Baleares y algunas de Castilla- La Mancha son las más caras de España. Además, en estas provincias las posibilidades de ahorro para el consumidor son menores, por la menor presencia de gasolineras de bajo coste. Por el contrario, las provincias de Castilla y León, La Rioja y Navarra destacan por sus bajos niveles de precios.

Igualar impuestos, igualar oportundiades

La OCU indica que si todas las comunidades aplicaran el 'céntimo sanitario' se daría una situación de equiparación entre provincias. Algunas de las que se presentan como las más económicas verían incrementado su precio, por litro, hasta seis céntimos. 

Asimismo, señala que la ausencia de grandes compañías provoca una reducción considerable del precio, tal y como ocurre en Valencia, Badajoz, Lleida, Almería o Murcia.  

¿Varia el precio, según la cadena?

Según el mismo estudio, el tipo de carburante que cosuma nuestro vehículo influirá en el gasto anual, pero el gasto final lo determinará la cadena en la que se reposte con asiduidad. Dentro de las cadenas low cost destacan Ballenoil, GasExpress y PetroPrix, mientras que entre las de supermercados figuran GMoil, Bon Área, Simply, E.Leclerc, Eroski, Alcampo y Esclatoil. Por el contrario, las marcas de las compañías más importantes que poseen refinerías en España y más estaciones de servicio en nuestro país --Repsol, Cepsa, BP, Campsa y Petronor-- cuentan con los índices más altos y con muy escasas diferencias entre ellas en términos medios.

En Canarias, los precios más baratos se encuentran en las dos estaciones GMOil del archipiélago, así como en las cadenas locales TGas y PCAN, mientras que las gasolineras independientes son la peor opción en cuanto a precio, a diferencia de lo que ocurre en la Península y Baleares.

La diferencia de precios entre las más baratas y las más caras oscila entre un 15 y 20%. Con un cálculo medio de 20.000 kilómetros al año, y un consumo de siete litros cada 100 kilómetros, el ahorro anual oscila entre 237 euros para coches de gasolina 95, 240 para vehículos diésel y 274 para aquellos con diésel mejorado. La sorpresa la da la gasolina 98, con un ahorro de 330 euros al año.