Menú Buscar
Imagen de uno de los ganadores de la lotería de Navidad / EFE

Ganar la lotería puede arruinarte la vida

El 70% de los ganadores del sorteo se gasta el premio en un periodo de cinco años, según datos del Fondo Nacional para la Educación Financiera

21.12.2018 22:00 h.
7 min

Con el encendido del alumbrado navideño --sí, cada año llega antes--, comienza la interminable lista de tareas para estas fechas. Así, a las cenas de empresa, las comidas en familia, y la lista interminable de regalos por comprar, se suma la "necesidad" de adquirir lotería; no vaya a ser que este año perdamos la oportunidad de convertirnos en millonarios. 

Los anuncios bombardean con buenos propósitos en cada frame; por no hablar de la melodía que los acompaña, que persigue sacar más de una lagrimilla al espectador. Una estrategia de marketing basada en la emotividad que, en el caso del sorteo del Gordo de Navidad, apela a la generosidad bajo el eslogan: “El mayor premio es compartirlo”.

“Imagínate que toca”

Esta táctica no es nueva: el spot de la lotería de este año sigue la estela de lo que ya vimos en el Bar de Antonio en 2014, ¿recuerdan? También apelaba al espíritu de estas fechas y remarcaba la importancia de ser generosos. Razón por la que Antonio --a la sazón, dueño del bar-- reservaba un décimo premiado a un cliente habitual, que había decidido no jugar ese año porque estaba en paro.

La publicidad habla de compartir, retrata a personas de clase trabajadora cuya situación económica no es precisamente boyante, y a ese target es al que animan a participar por la probabilidad remota de que esa inversión se convierta en un salvavidas. “Imagínate que toca”, dicen y es que ese puede ser precisamente el problema: gastar una ingente suma en décimos de lotería confiando en que se obtendrá una recompensa que contribuirá a mejorar su situación financiera, aunque puede suceder todo lo contrario. 

Tres de cada cuatro gasta el premio en cinco años

Además de los riesgos que conlleva participar en juegos de azar, ganar puede suponer también un problema.  Según datos del Fondo Nacional para la Educación Financiera, el 70% de los ganadores de la lotería se gasta el premio en un periodo de cinco años. Mireia Cabero, profesora de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), explica a Crónica Global que cuando ganamos un premio de este tipo “obtenemos un beneficio que no responde a un esfuerzo” como puede ser nuestro trabajo, lo que nos lleva a gastarlo sin control.

Otro de los factores que hace que tres cuartas partes de los que ganan la lotería se queden sin dinero en un lustro es la falta de conocimiento que existe hacia el mundo financiero en general, y hacia la gestión del dinero en particular. Si bien es cierto que, según apuntan los datos, aquellos que recurren al gasto compulsivo de manera más habitual son los que, antes de ganar el premio, no se encontraban en una posición económica acomodada. 

Falta de esfuerzo y de consciencia 

“Cuando percibimos algo en la vida que no es fruto de nuestro esfuerzo resulta más fácil que lo descuidemos”, señala Cabero. En este caso, el gasto en exceso respondería a la falta de valor que concedemos a una cantidad monetaria que ha llegado de manera inesperada --más allá de que hayamos comprado un billete de lotería--. 

Ya lo advertía Confucio: “algún dinero evita preocupaciones; mucho las atrae”. Por eso, para evitar despilfarrar el premio, la profesora de psicología cree necesario otorgar el valor debido a la cantidad que se ha ganado. Eso no significa que no se pueda destinar un porcentaje --cada uno es libre de decidir cuál en función de sus circunstancias --a darse un capricho, pero "siempre siendo conscientes de las decisiones que tomamos", apunta. 

Lotería de Navidad

Sorteo del Gordo de Navidad de 2017 / EFE

El ‘calvo’ de la Lotería

Este sorteo también parece traer consecuencias a aquellos que nunca han comprado un décimo. ¿Se acuerdan del calvo de la Lotería? El actor Clive Arriendell protagonizó algunos de los comerciales más famosos del sorteo navideño en nuestro país entre 1998 y 2005 y ahora cuenta que le cuesta encontrar un empleo. 

Aunque Arriendell admite que nunca ha participado en esta rifa, tras convertirse en una estrella televisiva por ser la imagen de la lotería durante años, en la actualidad no atraviesa por un buen momento.

Probabilidades de que toque

Según la estadística, la probabilidad de que toque el Gordo de Navidad es del 0,000001%. ¿Cómo puede ser? Pues porque hay 100.000 bolas iguales que tienen las mismas posibilidades de salir del bombo. En caso de que alguno de los boletos resulte premiado, según el importe, se podrá cobrar directamente en cualquier administración de lotería. Este es el caso de los premios que no superen los 2.000 euros. Si son mayores, deberán cobrarse en el banco.

Porque, no nos engañemos. El 22 de diciembre, digan lo que digan los datos, la ilusión es el primero de los placeres --Voltaire dixit--. Y sí, también lo avanzó Groucho Marx; “¡Hay tantas cosas en la vida más importantes que el dinero! ¡Pero cuestan tanto!”. 

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información