Menú Buscar
El expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, ganó el Nobel de la Paz en 2009

Donal Trump, propuesto como candidato al Nobel de la Paz

En ediciones anteriores, otros ganadores del Premio Nobel de la Paz han estado envueltos en polémica

3 min

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha sido propuesto como candidato al Nobel de la Paz por un grupo de 18 congresistas republicanos. Estos han remitido una carta al Comité encargado de fallar el premio en Oslo defendiendo su “trabajo por acabar con la Guerra de Corea, desnuclearizar la península coreana y llevar la paz a la región".

El acontecimiento ha generado cierta polémica y no han tardado en aparecer personas en redes sociales recordando sus amenazas previas al país asiático, a Siria o sus políticas racistas. No obstante, antes que Donald Trump, ya hubo personas que ganaron el Premio Nobel de la Paz rodeados de controversia. Recordamos algunos de los casos más conocidos.

Premios polémicos

Barack Obama

El predecesor de Donald Trump en la Casa Blanca, Barack Obama, logró en 2009 el Premio Nobel de la Paz. El Comité Noruego del Nobel argumentó que fue gracias a su papel por mejorar la diplomacia internacional y por luchar contra la proliferación de armas nucleares. No obstante, el expresidente recibió multitud de críticas por haber aumentado la presencia militar en Afganistán o por el uso indiscriminado de drones en zonas bélicas.

Henry Kissinger

Henry Kissinger, el que fuera Secretario de Estado de los Estados Unidos, logró el galardón en 1973 rodeado de polémica por ser considerado uno de los promotores de las guerras del país norteamericano en países asiáticos como Vietnam y Camboya.

El exsecretario de Estado de Estados Unidos, Henry Kissinger, ganador del Nobel de la Paz en 1973 /Creative Commons

El exsecretario de Estado de Estados Unidos, Henry Kissinger, ganador del Premio Nobel de la Paz en 1973 /Creative Commons

Mijaíl Gorbachov

En 1990, el Presidente de la Unión Soviética Mijaíl Gorbachov recibió el Premio Nobel de la Paz por ser considerado un actor protagonista en la paz internacional en los años finales de la Guerra Fría. Pese a ello, la entrega del galardón al líder europeo fue objeto de amplias críticas por la represión de la URSS sobre los países del bloque comunista en que provocaron su desestabilización y colapso.