Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un psicólogo con una paciente durante la pandemia / FUNDACIÓN LA CAIXA

La Fundación La Caixa da apoyo a 14.700 pacientes terminales y familiares

Los profesionales acompañan emocionalmente a los enfermos y a sus allegados en el duelo

3 min

El programa de enfermedades avanzadas de la Fundación La Caixa ha dado apoyo emocional a 14.740 personas en el año de la pandemia de coronavirus. De ellos, 7.151 han sido pacientes asistidos en el tramo final de su vida, y los otros 7.589, familiares acompañados en su proceso de duelo. Además, 49 de los pacientes atendidos sufrían Covid, y 39 de los familiares tenían un pariente afectado por esta enfermedad, según ha informado la organización en un comunicado.

En Cataluña, el Programa para la Atención Integral a Personas con Enfermedad Avanzada se lleva a cabo a través de 11 equipos de atención psicosocial distribuidos en 39 hospitales y centros sanitarios y 42 unidades de atención domiciliaria. El Hospital General de Catalunya, el Clínic y el Sant Joan de Déu son algunos de los centros donde se ofrece este servicio.

Medio millón de atendidos

En el conjunto de España, se ha atendido a 56.730 personas en 2020: 24.894 pacientes y 31.836 familiares. Asimismo, 230 psicólogos, trabajadores sociales, enfermeros, médicos y agentes pastorales y 1.000 voluntarios se han encargado de prestar esta atención en más de un centenar de hospitales españoles otras tantas unidades de apoyo domiciliario.

Este programa se creó en 2009 como una iniciativa pionera en atención emocional y espiritual en los cuidados paliativos y los procesos de final de vida y duelo. Desde entonces, ha atendido a casi medio millón de personas en toda España.

Más preparados para la muerte

La pandemia ha obligado a transformar la manera en la que se atiende a los pacientes y familiares, de modo que se han desarrollado nuevos formatos como la atención a distancia. Según la fundación, 2020 es el año en el que más se ha solicitado este tipo de servicios desde unos hospitales muy golpeados por el coronavirus.

Por otro lado, la crisis sanitaria ha visibilizado el impacto de la muerte y la necesidad de acompañarla, un tema hasta ahora tabú. Algo que corrobora Montserrat Esquerda, directora del Institut Borja de Bioética y colaboradora del programa: “Ahora podemos decir que estamos más preparados que antes de la pandemia para hablar de la muerte y del trabajo que se hace en las unidades de cuidados paliativos”.

Destacadas en Vida