Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La Fundación Bofill pide a Cambray revisar conciertos educativos / BOFILL

Fundación Bofill pide a Cambray revisar los conciertos educativos porque "acentúan" la desigualdad

El presidente de la entidad, Ismael Palacín, propone someter las mejoras en la financiación de estos centros a una “mayor corresponsabilidad” contra la segregación escolar

3 min

La Fundación Bofill reclama al conseller de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray, revisar la actual regulación de los conciertos educativos porque “acentúa” las desigualdades. En una rueda de prensa, el presidente Ismael Palacín ha propuesto someter las mejoras en la financiación de estos centros a una “mayor corresponsabilidad” contra la segregación escolar. 

Considera que el peso de la concertada en Cataluña supone una “anomalía”, con un 31,5% del total de la matrícula. De hecho, se sitúa entre los siete sistemas educativos de la OCDE con mayor peso de la educación concertada. Barcelona cuenta con un porcentaje del 54,4%. 

Ismael Palacín, director de la Fundació Jaume Bofill, en la entrevista con 'Crónica Global'
Ismael Palacín, director de la Fundació Jaume Bofill, en la entrevista con 'Crónica Global'

Sistema público y concertado

Además, ha ofrecido algunos datos que comparan el sistema público con el concertado. El primero matricula 2,1 veces más alumnado extranjero, 1,6 veces más al alumnado con distintas necesidades educativas y 4,2 veces más al de bajo nivel socioeconómico, especialmente en infantil y primaria

Según varias investigaciones internacionales a las que se han referido desde la fundación, los modelos de provisión mixta --pública y concertada-- “tienden a aumentar la segregación escolar y las desigualdades educativas”. Por ello, ven necesario que se impulse una regulación pública eficaz con tal de reducir o compensar ambos problemas. 

Una regulación "obsoleta"

En este sentido, la entidad considera que la actual norma catalana está “obsoleta” porque no contempla una gratuidad obligatoria, camufla la existencia de copados, genera dinámicas de competición educativa y dinámicas de selección encubierta de alumnado. Para solventarlo, plantean “un mayor control público” de los sistema de provisión mixta que ayuden a favorecer la igualdad educativa y que el sector concertado se alinee con el interés público. 

Niños en el último curso escolar de una guardería de Barcelona / EP
Niños en el último curso escolar de una guardería de Barcelona / EP

Por otro lado, la Fundación Bofill propone reforzar los criterios de planificación educativa en el diseño de la oferta, realizándola de forma conjunta entre pública y concertada para controlar mejor. Así como establecer un mecanismo centralizado de priorización de solicitudes y asignación de plazas en la preinscripción, eliminando el protagonismo de los centros.

La organización es partidaria de mejorar los recursos destinados a la pública y facilitar las integraciones de centros al sector público a través de convocatorias periódicas.