Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Protesta de funcionarios de prisiones de Lleida / EUROPA PRESS

Cinco funcionarios de la prisión de Ponent se encierran para protestar contra las agresiones

Los sindicatos se concentran ante la delegación de justicia de Lleida y reclaman más seguridad para evitar ataques, más personal y la mejora de las infraestructuras que están en mal estado

2 min

Cinco funcionarios de la cárcel de Ponent (Lleida) se han encerrado en los servicios territoriales de Justicia para reclamar mejoras en la seguridad del centro penitenciario, donde se han producido varios hechos preocupantes como la quema de una celda por parte de un preso hace unos días y un aumento de los ataques a los trabajadores.

Los trabajadores de prisiones, delegados de los sindicatos CCOO, UGT, Acaip y CSIF también exigen hablar con la directora de los servicios territoriales, Montse Messeguer. Según fuentes consultadas por Crónica Global, está previsto que les atienda este mismo jueves.

Manifiesto al Govern

Los sindicatos han entregado un manifiesto a la Delegación del Govern y al Juzgado de vigilancia penitenciaria número 3, en el que denuncian el “incremento de agresiones internas a funcionarios”, así como el aumento de la “conflictividad interna por la acción de bandas y grupos de presión”.

Los delegados sindicales se han trasladado a los servicios territoriales desde la puerta del edificio judicial de Lleida, donde se han concentrado unos 100 funcionarios.

Infraestructuras en mal estado 

Por otro lado, los trabajadores han denunciado el mal estado de las infraestructuras. El portavoz de CSIF, Modesto Bercia, la ha calificado de “ruinosa” y ha contado que hay “cabinas de seguridad en las que los funcionarios tienen que ponerse los pantalones por debajo de los calcetines para que no suban las cucarachas”.

Además, exigen más personal en los centros penitenciarios y un replanteamiento del reparto de la medicación para que los comprimidos sean diluidos con tal de evitar “el tráfico de pastillas”. También piden que se traslade a cárceles preparadas a aquellos presos con tratamientos psiquiátricos, ya que la cárcel de Ponent no cuenta con unidad de psiquiatría.