Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fachada principal de la Audiencia de Barcelona, donde se juzga al funcionario / EFE

Un funcionario de la Diputación de Barcelona alega amenazas al adjudicar un concurso sin licitación

La Fiscalía pide cinco años de prisión para el acusado, que asegura haber recibido "amenazas de muerte" por parte de dos empresarios

5 min

Un funcionario de la Diputación de Barcelona acusado de adjudicar obra pública sin licitación ha alegado ante el juez que actuó bajo “coacción” y “amenazas de muerte” a su persona y a su familia. Según el empleado, su actuación se basó en unos documentos sin valor administrativo ni jurídico para tres trabajos “anecdóticos”.

Antonio M.F., jefe de la Unidad del Sector de Conservación de Vilafranca del Penedès en la Diputación de Barcelona, está acusado de un delito continuado de falsedad en documento oficial. El fiscal pide cinco años y seis meses de prisión y seis de inhabilitación para ejercer como cargo público. En la vista celebrada en la Audiencia de Barcelona también se juzga a Oscar L.A. y a Juan Francisco H.L., beneficiaros de la obra y para los que el ministerio público pide la misma pena. También se les acusa de un delito de amenazas para el que se solicita un año y ocho meses de prisión y la prohibición de acercarse a este.

Encargos sin licitación

Los hechos tuvieron lugar en 2010 cuando, según el escrito de la fiscalía, Óscar L. y Juan Francisco H., debido a los problemas económicos en sus respectivas empresas, propusieron al funcionario procesado poder trabajar en diferentes servicios de la Diputación. Entre enero y junio de ese año, de acuerdo con el escrito del ministerio público, Antonio M. adjudicó trabajos a las empresas de los otros dos imputados sin mediar una licitación, de manera que redactó y firmó diferentes documentos y notificaciones en los que figuraba el sello de la Diputación.

Estas obras no generaron ningún coste económico a la Diputación, ya que las empresas de los dos procesados no constaban como acreedores de la institución y porque las obras las pagó el acusado de su bolsillo. El ministerio público sostiene, además, que los propietarios de las dos empresas llevaron a cabo "acciones de hostigamiento y persecución constante" contra el funcionario tras los primeros contratos, como la amenaza de atropellar a su hijo o una misiva dejada en su casa en la que rezaba: "Paga y no te pasará nada en absoluto ni a ti ni a tu familia. Vigila tu casa cada día".

El acusado pagó con su dinero

El funcionario ha testificado que estos tres trabajos que encargó a Oscar L., por un importe de 40.000 euros, los pagó con su propio dinero en el banco y que, posteriormente, éste acusado "se inventó" otros trabajos de señalización viaria para seguir cobrando dinero. "No fui a la policía porque en ese momento estaba ofuscado", ha declarado, si bien posteriormente acudió a los Mossos d'Esquadra y un juez dictó una orden de alejamiento para los otros dos imputados en esta caso.

Además, ha afirmado que Oscar L. le coaccionó para que hiciese esos mismos documentos de adjudicación de obra en beneficio del otro acusado, Juan Francisco H., que, ha dicho, también le "amenazó" presentándose hasta "treinta y cuatro veces al día a casa".

"Estafa" y "timo"

Los otros dos acusados han contradicho en su declaración ante el tribunal la versión del funcionario de la Diputación de Barcelona, al presentarse como víctimas de una "estafa" y de un "timo" que "les ha arruinado" económicamente por el impago de las facturas.

Oscar L. ha afirmado que pensaba que trabajaba para la Diputación, y que el procedimiento por el que le encargaban las obras no le pareció "extraño", puesto que desconocía que había que presentarse a un concurso público, mientras que Juan Francisco H. ha reconocido que conocía el procedimiento para la licitación de obra pública, pero que el funcionario procesado le dijo que "había un tope" para no someterse a este, y que estuviera "tranquilo".

Destacadas en Vida