Menú Buscar
Una persona corta frutas y verduras en una tabla de cocina antes de comerlos / PIXABAY

Estas son las frutas y verduras que más pesticidas contienen

Antes de ingerirlas, hay que lavarlas bien y pelarlas, para evitar el riesgo que supone la aplicación de compuestos químicos

19.05.2019 12:17 h.
5 min

La aplicación de compuestos químicos en la producción de los alimentos resulta imparable, y su ingesta comporta riesgos que son evitable con medidas preventivas. 

Desde hace años la lista “The Dirty Dozen”, elaborada por Enviromental Working Group (EWG), una organización ecologista norteamericana sin ánimo de lucro que cada año analiza los alimentos vegetales más contaminados por pesticidas, alerta con su informe anual de qué frutas y verduras han sido las más castigadas.

Este año el ranking lo encabezan las fresas, las espinacas y el kale. ¿Significa esto que no las debamos comer? No, simplemente que debemos seguir una serie de pautas antes de ingerirlas y a la hora de manipularlas, desde frotarlas bien en agua fría hasta lavarlas en agua mezclada con bicarbonato de sodio, blanquearlas o, simplemente, pelarlas.

Las fresas, la fruta 'más sucia'

Las fresas, ricas en antioxidantes y bien conocidas por ser un potente antiinflamatorio natural, no se libran de ser de nuevo la fruta más ‘sucia’. Según recoge la organización medioambiental en su página web, una sola muestra de fresas contiene unos 22 residuos de pesticidas. Además EWG afirma en su informe de 2019 que un tercio de todas las muestras de fresas analizadas contenían diez o más residuos de plaguicidas.

Las energéticas espinacas ocupan la segunda posición del ranking de EWG por el siguiente dato: el 90% de las muestras de espinacas analizadas por la organización medioambiental contenían pesticidas este 2019. Entre ellos, dice EWG en su informe, se encontraron “altas concentraciones de permetrina”, un potente sustancia química que se utiliza como insecticida y que puede ser neurotóxica.

Kale, la verdura de moda

La verdura de moda, el kale, también ha entrado en este listado de alimentos más contaminados. Cerca del 60% de las muestras analizadas contienen DCPA (Dimethyl tetrachloroterephthalate), entre otras 17 sustancias más.

El alto contenido en fibra, su bajo aporte calórico y sus propiedades ‘detox’ no son suficientes para que la nectarina descienda posiciones en el ranking de las frutas y verduras más ‘sucias’. Según EWG un 94% de las muestras analizas contenían residuos de dos o más pesticidas este 2019. Concretamente, señala EWG, una muestra de nectarinas cultivadas convencionalmente contiene residuos de 15 plaguicidas diferentes.

Rastros de pestidicas prohibidos en las manzanas

En el 90% de las manzanas convencionales “han sido detectados residuos de pesticidas”, según los datos del informe anual de EWG. Además, la organización medioambiental señala que en el 80% de las manzanas analizadas se encontró difenilamina, un pesticida prohibido en Europa.

Las dulces uvas, ricas en antioxidantes y muy integrada en nuestra gastronomía, contienen un promedio de 5 residuos de pesticidas, dice la organización mediambiental. Según el informe de EWG, más del 96% de las uvas convencionales ha dado positivo en residuos de pesticidas este 2019.

Cuatro sustancias detectadas en los melocotones

El fruto del melocotonero es el séptimo alimento menos ‘limpio’, según los datos del último informe de EWG. Concretamente, más del 99 por ciento de los melocotones convencionales tenían residuos de pesticidas detectables: hasta un promedio de cuatro por muestra analizada. La cereza, el único fruto de hueso que si se recolecta antes de tiempo no madura fuera del árbol, tampoco se libra de los pesticidas. El 30% de las muestras de cerezas analizadas este 2019 por EWG los contenían, encontrándose “hasta cinco tipos diferentes en las cerezas convencionales”, dice la organizacional medioambiental.

Las peras, además de su disponibilidad y sabor, han sido valoradas por sus propiedades medicinales durante miles de años. Pero también son la octava fruta menos ‘limpia’ del planeta. Según el informe de EWG, este 2019 “las peras contenían varios pesticidas en concentraciones relativamente altas, incluidos insecticidas y fungicidas. Más de la mitad de las peras cultivadas convencionalmente probadas tenían residuos de cinco o más pesticidas”.

Por último, el tomate tampoco se libra de los pesticidas a pesar de su alto valor nutricional. Cerca de cuatro tipos diferentes fueron detectados este año por EWG en los tomates convencionales.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información