Menú Buscar
Imagen de archivo de un paquete de tabaco abierto / CG

Francia subirá el precio del tabaco hasta los 10 euros

El plan de Macron impone un encarecimiento paulatino de los cigarrillos, una medida que enciende las alarmas por el auge del contrabando

3 min

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, mantiene su lucha firme contra la industria del tabaco. El presidente ha decidido aumentar el precio de las cajetillas hasta los 10 euros. El país vecino se mantiene como una nación muy fumadora, donde la costumbre del tabaco continúa muy arraigada en la sociedad.

Por ello, Macron ha decidio subir hasta las nubes el precio del tabaco. Tras realizar una primera subida del precio en noviembre, la administración francesa vuelve a aumentarlo. A partir de marzo cada cajetilla subirá alrededor de un euro, y para 2020 ya habrá alcanzado los 10 euros. Ese es el plan de Gobierno francés. 

Cambio radical

París pretende que la sociedad cambie sus costumbres hacia la era moderna y abandone costumbres pasadas con una clara influencia en la salud de las personas. En todo el país hay 8.000 estancos y Macron quiere que se reconviertan en 'tiendas de proximidad' en las que se pueda comprar de todo. Con cada vez menos fumadores, los estanqueros deben encontrar en el comercio otra fuente de ingresos para compensar las pérdidas por el tabaco. Se estima que con el encarecimiento de los cigarrillos, las ventas descenderán entre un 15 y un 20%.

Entre los estanqueros la decisión no ha sido bienvenida, especialmente en las zonas próximas a las fronteras de España y Bélgica. Los estanqueros auguran que muchos de los fumadores acudirán a los países vecinos a comprar más y más barato.

Otro problema que genera el auge de los precios es el contrabando. Actualmente, las cifras son abrumadoras. En tres años se han decomisado en la frontera entre España y Francia 1.500 toneladas de cigarrilos, escondidos de todas las formas posibles.

¿Reforma en España?

Por lo que se refiere a España, el tabaco también ha ido subiendo paulatinamente hasta alcanzar los cinco euros de media por cajetilla. Aun así, el consumo de tabaco se mantiene y no parece que el aumento en el precio haya motivado a muchos fumadores a dejar el vicio.

El auge del tabaco de liar también ha tenido una repercusión negativa, sobre todo para aquellos fumadores con menos recursos, que han encontrado en el papel, las boquillas y el tabaco prensado, una nueva forma de mantener la costumbre. 

Los jóvenes han sido de los primeros en apuntarse a esta nueva forma de consumo de cigarrillos. Estudios médicos demuestran que pese a ser más nocivos para la salud, los fumadores de tabaco de liar fuman menos.